El número uno de los ejecutivos

El número uno de los ejecutivos

El número uno de los ejecutivos

Tecnología de punta, confort y eficiencia a bordo caracterizan al Bombardier Challenger 300, un jet de negocios líder en su categoría. Una experiencia de vuelo con disfrute garantizado.

El sueño de volar de un continente a otro sin escalas y a máxima velocidad es posible con esta aeronave del fabricante canadiense Bombardier. Se trata del primer jet de negocios de la categoría súper medianos en retar los estándares establecidos. En un principio fue concebido para satisfacer la demanda de clientes que precisan viajar de costa a costa sin escalas y con un amplio espacio, ya sea para trabajar individualmente o para tener juntas de negocios.

El 300 no solo ostenta cinco récords transcontinentales, sino que lidera a los súper medianos en todos los aspectos, ofreciendo un valor extra a largo plazo basado en su tecnología de punta y eficiencia a bordo.

Este jet posee un altísimo desempeño que hace honor a la tradición Challenger, transporta a líderes de todo el mundo sin importar las inclemencias del tiempo o del tráfico aéreo. Puede albergar cómodamente a ocho pasajeros, cubrir distancias de más de 5.600 kilómetros sin escalas (por ejemplo Nueva York – Madrid o París – Tokio), a una magnífica velocidad de crucero de 800 kilómetros por hora.

Si de poder se trata, Bombardier no escatimó y seleccionó a la empresa Honeywell como proveedor de sus motores. Un par de ellos del modelo HTF7000 impulsa contra el viento al Challenger 300, garantizando una duración fuera de serie, insuperable desempeño y un programa de mantenimiento de bajo costo diseñado para que el dueño tenga ahorros sustanciales en el mismo.

De acuerdo a la opinión de muchos clientes el diseño de la cabina es excelente ya que hay un amplio espacio tanto a lo largo como a lo ancho (el pasajero puede estar de pie sin problema). Todos los detalles confluyen para que el ambiente sea confortable y productivo para aquellos cuyo valor más preciado es el tiempo.

Su amplia cabina de pasajeros permite disfrutar de todo tipo de refrigerios, snacks y hasta de una comida formal. El Challenger 300 es el único jet de negocios que posee la tecnología Network Integrated Cabin Equipment, desarrollada en asociación con Lufthansa Technik, que permite a los pasajeros acceder a un amplio abanico de opciones, tanto de comunicaciones como de entretenimiento, mediante una pantalla táctil localizada en cada asiento, que no está disponible en otras aeronaves de este segmento.

Dentro de su equipamiento podemos destacar dos monitores LCD de 26”, teléfonos Satcom, siete tomas de corriente, un sistema de monitoreo de la posición por mapas y equipos CD/DVD que componen el equipo estándar. Otro aspecto a destacar es el amplio espacio que ofrece en armarios de guarda, tanto para sus pasajeros como para su tripulación. Este bólido aéreo también permite acceso ilimitado al equipaje durante el vuelo gracias a un compartimento rediseñado, situado junto al baño de pasajeros.

Para los amantes de la buena música, la experiencia será inigualable, pues el sonido digital es distribuido por medio de “parlantes invisibles”, totalmente integrados en los muros de la cabina de pasajeros. El Challenger 300 tiene una calidad sin igual en muchas áreas y, aun así, cumple con los más bajos costos directos de operación de su clase. Todos los sistemas que utiliza están pensados y diseñados para disminuir la carga de los pilotos, sin afectar la seguridad, la eficiencia y el fácil mantenimiento, temas prioritarios según la filosofía de Bombardier en todos sus productos.

La tecnología está siempre presente en temas de seguridad con alertas y sistemas que detectan detalles que pueden convertirse en peligros potenciales para sus usuarios. Tal es el caso del sistema Smart Trunway , que provee de alertas visuales a la tripulación, ante amenazas tales como incursiones a la pista de rodaje o si los flaps no están en su posición correcta. De esta forma, es altamente difícil equivocarse de pista para despegar, aun para un piloto sin mucha experiencia. También posee el sistema de +Smart Landing+, diseñado para dar alertas a la tripulación en caso de que el avión se aproxime a la pista de aterrizaje, ya sea demasiado alto o demasiado rápido.

Cuando de vanidad se trata, el Challenger 300 no decepciona a nadie. Los artesanos de Bombardier ponen literalmente sus habilidades únicas, para crear el interior perfecto para sus clientes. El abanico de materiales, colores, texturas y comodidades disponibles es muy extenso, de forma tal que los futuros dueños son los que hacen a su medida el ambiente. Un equipo experto es asignado específicamente para supervisar cada etapa, desde las primeras juntas para acordar las especificaciones en los modernos +showrooms+ de la empresa, hasta cada detalle especial que tenga el Bombardier Challenger 300. Gracias a todo esto volar en un Challenger es una experiencia única donde el alto confort y el disfrute van de la mano.

 

Datos Técnicos del Bombardier Challenger 300

Largo: 20,93 m

Ancho: 19,46 m

Alto: 6,2 m

Peso máximo en despegue: 17.622 kg

Performance:

Rango: 3,065 nm/ 5,676 km

Velocidad crucero: 458 Ktas/ 849 km/h

Máxima velocidad: 470 Ktas/ 792 km/h

Rango de ascenso: 5000 pies/minuto

Techo máximo de servicio: 45.000 pies

Distancia de pista despegue: 1.466m

Distancia de pista aterrizaje: 1000m

Altitud máxima: 45,000 ft/ 13,716m

Capacidad de combustible: 6.418kg

Capacidad de equipaje: 1.520kg

Capacidad de pasajeros: 8

Motores: Honeywell HTF7000 turbofans de 6826 libras de empuje c/u.

RELATED ARTICLES

Aviones: Honda Jet, innovación y eficiencia

One thought on “El número uno de los ejecutivos


Leave a Reply