Hadid, la dama de las curvas

Hadid, la dama de las curvas

Hadid, la dama de las curvas

“El mejor científico está abierto a la experiencia, y esta empieza con un romance, con la idea de que todo es posible.” Ray Bradbury

 

Rompió las escalas y reinventó las formas, desafió la gravedad y derribó todos los paradigmas estéticos. Es la gran gestora de la arquitectura del siglo XXI.

Zaha Hadid es la manifestación artística de su origen iraquí nutrido de la educación inglesa que recibió, la matemática, la arquitectura y su indiscutible talento y creatividad. Sus obras son un racimo de curvas sin límites. Alguna vez alguien le preguntó por qué en sus edificios no hay ángulos de 90 grados y ella respondió: “La vida no está hecha para encajar en una cuadrícula”.

Su trabajo y su genio dividían aguas entre colegas y críticos, era fuerte, decidida y severa. Venía del mundo árabe y rompió sin miedo con todos los paradigmas edilicios y estéticos. Murió en marzo, alabada y premiada —fue la primera mujer en recibir el Premio Pritzker— y pudo disfrutar del reconocimiento mundial por sus más de 50 edificios emblemáticos que dejó entre Oriente y Occidente.

El Riverside Museum en Escocia y el Guangzhou Opera House en China tienen su impronta desafiante. El Centro Acuático de Londres diseñado para los Juegos Olímpicos, el Museo Nacional de Arte del Siglo XXI, MAXXI, en Roma, el Galaxy Soho en Pekín y el Centro Cultural Heydar Aliyev en la Unión Soviética son algunos de los edificios más representativos de su carrera.

Zaha llevó su creatividad al mundo del diseño de indumentaria y joyería: creó una línea de calzado deportivo para Adidas, bolsos para Louis Vuitton, pulseras para Swarovski y joyas para Georg Jensen.

Líneas sinuosas y curvas sensuales, la precisión de la geometría amalgamada con el hormigón y las texturas puras. Zaha Hadid tuvo un gran romance y logró convertir en edificios sus ideas haciendo posible lo imposible. De la potencia al acto, de lo intangible al asombro. La gran dama de la arquitectura es un emblema mundial.

RELATED ARTICLES

Winston Churchill, el mayor estadista del siglo XX

2 thoughts on “Hadid, la dama de las curvas


Leave a Reply