El arte de transformar al cuerpo

El arte de transformar al cuerpo

El arte de transformar al cuerpo

Una muestra en Nueva York aborda el universo de la joyería desde una mirada histórica y antropológica. Una profunda exploración de una de las expresiones artísticas más personales y universales.

¿Qué es una joya? ¿Qué cambios opera en la persona que la usa? ¿Qué significados comunica? ¿Qué despierta en quienes la ven? La exposición Jewelry: The Body Transformed (Joyería: el cuerpo transformado) del Metropolitan Museum of Art en Nueva York indaga cómo las joyas afectan y activan el cuerpo que adornan a través de los siglos y los continentes. Puede verse hasta el 24 de febrero de 2019 y reúne unos 230 objetos —de entre el año 2600 a. C. y el presente—, en su mayoría de la colección permanente del museo. Collares que dejan al espectador boquiabierto por su voluptuosidad, pulseras de una belleza atemporal y anillos coloridos y materiales nobles según la cultura que representan, entre otros, se exhiben junto con esculturas, pinturas, fotografías y grabados para clarificar y realzar las historias que cuentan.

Tributo María Félix: Alta Joyería Cartier, aros, oro blanco, diamantes, esmeraldas.

La joya es una de las formas de arte más personales y universales. Al margen de la técnica y los elementos que se utilicen, cumple siempre la función de destacar el cuerpo, embelleciéndolo la mayor parte de las veces y distorsionándolo otras. Es también un objeto central en actos y rituales que marcan giros en el destino del hombre, como el casamiento, el sepelio, la coronación o la guerra.

El Met habitualmente se mueve a lo grande y no se queda atrás en esta exhibición en el segundo piso de su edificio principal en el Upper East Side. En efecto, para Joyería: el cuerpo transformado preparó también un catálogo que no escatima en ilustraciones y explicaciones multidisciplinarias, además de proponer recorridos gratuitos cuidadosamente pensados por los educadores de la institución.

Tributo María Félix: Alta Joyería Cartier, anillo, oro blanco, diamantes, esmeraldas.

Únicamente al comienzo de la muestra las joyas se agrupan según la parte del cuerpo que adornan: cabeza y pelo; nariz, labios y orejas; cuello y pecho; brazos y manos; y cintura, tobillos y pies. En las siguientes galerías, en cambio, se organizan temáticamente para que el visitante pueda advertir diferencias y similitudes según las distintas culturas. En el espacio destinado a “El cuerpo real”, por ejemplo, se examina el uso de las alhajas para afirmar el rango y el estatus de las personas. Hay en las vitrinas zafiros y perlas de Bizancio, oro finamente trabajado de las elites de la Grecia Helenística, y marfiles y bronces de las Cortes Reales de Benín.

Par de aros de oro 18 kt • HStern • Línea Feathers

La sección “El cuerpo trascendente”, por su lado, gira en torno a cómo la joya puede usarse para atravesar el reino temporal y adentrarse en el espiritual. Celebra el poder que tiene para conjurar espíritus, aplacar a los dioses o evocar a los ancestros. Así, imágenes esculpidas y exquisitas joyas de la India ponen de relieve el papel que juegan los adornos de oro en el culto hindú. Hay además adornos de Nueva Guinea, espléndidamente hechos de caracoles y plumas, que refieren a la capacidad de la alhaja para canalizar el bienestar espiritual de quien la lleva.

Las joyas también pueden despertar el deseo y este aspecto se aborda en la galería “El cuerpo atractivo”. Una selección de joyas espectaculares recalca el erotismo de las perlas en la era victoriana, y otras alhajas, contemporáneas y diseñadas por Elsa Schiaparelli, Art Smith, Elsa Peretti y Shaun Leane, manifiestan cómo los artistas de hoy fuerzan los límites del glamour, cortejando el peligro y hasta el dolor.

Collar de oro 18 kt • HStern • Línea Feathers

Por su parte, la sala dedicada a “El cuerpo resplandeciente” enfatiza el maridaje de determinadas técnicas y materiales en pos de la ostentación. Como ejemplos pueden verse ornamentaciones de los mogoles, la estética de la acumulación en joyas de oro y plata de los pueblos Akan y Fon de África Occidental, y los elegantes diseños de joyerías legendarias como Tiffany, Castellani y Lalique. Aquí también dicen presente joyeros contemporáneos como Peter Chang, Joyce J. Scott y Daniel Brush, quienes redefinen las nociones de lujo en una exposición que asegura, cuanto menos, el deleite del visitante.

RELATED ARTICLES

Dom Pérignon: El Poder de la Creación

Leave a Reply