El italiano preferido de todos los tiempos

El italiano preferido de todos los tiempos

El italiano preferido de todos los tiempos

Considerado un ícono, Martini no pierde vigencia y afianza su mercado. Un recorrido por su historia de la mano de la sommelier y brand ambassador de la firma para América Latina, Laura Muñiz.

Es imposible hablar de Martini sin recordar al agente 007 James Bond pidiendo su bebida predilecta en casi todas sus películas. O al expresidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, celebrando el fin de la Ley seca y el comienzo de su mandato con un Dry Martini. En el viejo mundo, Winston Churchill lo prefería seco, mientras que el escritor Ernest Hemingway diseñó su Montgomery con 15 medidas de gin y apenas una de vermouth. La glamorosa y siempre sensual actriz Kim Cattrall en el papel de Samantha Jones, en la serie Sex and The City, es otra fiel seguidora del trago en cualquiera de sus versiones.

La Terrazza Martini, en el centro histórico de Milán, a fines de los años 50.

 

La renovada Terrazza Martini de Milán en 2018.

La historia convirtió a Martini en la marca líder en aperitivos y espumantes italianos en todo el mundo. Con sus raíces en Piemonte y el Veneto italiano, la marca creó cada vez más bebidas para ofrecer a sus incondicionales clientes y hoy sus espumantes pisan fuerte en el mercado global desterrando a los clásicos franceses.

Año 1960, interior de la Terrazza Martini en la ciudad de Londres.

 

 

Su embajadora, Laura Muñiz, sostiene que «Martini es una marca icónica por la versatilidad de sus productos, basta con ver lo que sucedió en el mundo con el Prosecco, que se convirtió en un emblema italiano con más de 150 años de historia, con sus inigualables aromas y sabores florales, afrutado y muy equilibrado, con sabor fresco, un toque de acidez cítrica y un acabado suave. Es un vino fácil de tomar en cualquier momento. Lo mismo sucede con el Martini Asti, que es un poco más dulce pero muy noble. Los dos se llevan muy bien con hielo y se sirven entre los 6 y los 8 grados», recalca la experta sommelier.

 

Laura Muñiz, brand ambassador de Martini para América Latina.

 

Con respecto al posicionamiento de los espumantes italianos en el mundo, aclara que «el consumidor millennial tuvo mucho que ver, porque busca bebidas versátiles fáciles de beber en cuanto al paladar, que se puedan tomar en cualquier momento del día y en forma descontracturada. Por eso la propuesta de Martini para lo que es vermouth va hacia un Martini Tonic, algo que se pueda preparar en cualquier momento, solo con un gajo de naranja o que se pueda tomar en un bar con una fruta y una hierba, en una linda copa, que se vea vistoso y que sea muy amigable con el paladar. Nosotros siempre decimos que un buen cocktail no necesariamente tiene que ser algo complicado para ser excepcional».

 

Terraza Martini del Edificio Comega, con una gran vista a la ciudad de Buenos Aires.

 

En su apuesta fuerte al mercado regional, Martini apela a la memoria recreando sus glamorosas terrazas, casi como un homenaje a las de los edificios más bellos de París, Milán, Barcelona, Bruselas, San Pablo, Londres, Pessione y Génova. El roof top del edificio Comega fue el escenario de Martini este año y la próxima Terraza Martini será en plena temporada de verano en Punta del Este. Un ícono italiano convertido en una leyenda. Martini es sutil, sensual, glamoroso, por eso también es tan conocido como el rey de los cocktails.

 

RELATED ARTICLES

Dom Pérignon: El Poder de la Creación

Leave a Reply