El privilegio de navegar en el cielo

El privilegio de navegar en el cielo

El privilegio de navegar en el cielo

Un proyecto refundado dio como resultado a Cloud 9, la obra más ambiciosa del astillero y de los equipos que trabajaron para lograrlo. El resultado: un barco que parece deslizarse entre las nubes.

Los barcos nacen con historia: todos tienen un origen. El Cloud 9, además, tiene un final feliz. A principios de esta década, el prestigioso astillero CRN, en Ancona, Italia, daba inicio a otro imponente megayate. La construcción de este coloso de 74 m se encontraba muy avanzada, con su casco de acero naval terminado, la superestructura de aluminio casi totalmente definida y ensamblada y la mayoría de la maquinaria principal ya alistada. Los avatares de la vida pusieron en jaque a su propietario, quien no podía costear la finalización del trabajo. Sin embargo, no fue difícil encontrar un interesado que siguiera adelante con el proyecto.

 

 

 

 

Como todo reinicio de obra, el nuevo dueño quiso poner su propio sello de identidad al barco e hizo un replanteo integral. Por un lado, Zuccon International Project, autor del diseño exterior, debió respetar los gustos del nuevo propietario. Tres meses llevó replanificar, volver a dibujar y hacer un nuevo e importante desarrollo de arquitectura naval. Una vez que la propuesta fue aceptada se firmaron los contratos y se iniciaron los trabajos. Bernardo Zuccon afirma: «Cloud 9 es sinónimo de un estado de euforia suprema y felicidad; el nombre perfecto, en otras palabras, para un nuevo superyate con énfasis en el relax familiar».

El estudio de diseño de interiores Winch Design, autor de los trabajos sobre el primer Cloud 9, fue el encargado de rediseñar el interior en su totalidad. Winch Design usó tonos de arena, azules vibrantes, exóticas conchas decorativas, corales y ágatas ubicados dentro de múltiples muebles especialmente diseñados. Abeto Douglas cepillado y roble son apenas dos de los cincuenta materiales de superficie utilizados en la decoración a bordo que trasmiten la idea de la casa de la playa, pero en una escala más grande y mucho más suntuosa que su antecesor, el primer Cloud 9 de 60 m de eslora.

 

 

 

 

El nuevo Cloud 9 tiene seis cubiertas, con comodidades para veintidós tripulantes y dieciséis invitados. «El mayor reto dominado por CRN fue combinar, en equilibrio, el diseño interior y exterior con la funcionalidad requerida por su dueño», dice Raffaele Giannetti, gerente de proyecto. El ambiente del salón principal es abierto, informal y soleado. Moverse por las áreas de invitados es sumamente confortable. A proa del salón principal hay un vestíbulo con un llamativo ascensor en acero y vidrio. Un corredor largo y ancho conduce a seis cabinas. Todo el interior necesitaba ser amigable y seguro para niños: no hay esquinas ni ángulos agudos. Las curvas sutiles contribuyen a la sensación de bienestar. Todos los muebles se construyeron a medida.

 

 

 

 

Otro punto fuerte es la cubierta principal, con una magnífica suite con ventanas envolventes mirando a una terraza privada y al helipuerto. Como no había intención de activar el helipuerto, modificaron esa amplia superficie por una gran plataforma de entretenimiento de 400 m2.  Algunos detalles del espectacular diseño del Cloud 9: un área de recreación de la cubierta principal con sector de peluquería, sala de masajes con balcón lateral extensible y gimnasio. Unas cubiertas más arriba, encontramos una piscina con fondo de cristal, flanqueada por sendas escaleras.

El barco posee, en su cubierta inferior, el garaje de puerto donde se alojan un tender de 9,5 m de eslora, una lancha Mastercraft X20, motos de agua y botes auxiliares. También se encuentra el vestíbulo de llegada de invitados de estribor. Se incluyó una escalera interior para conectar el club de playa con el garaje del puerto. El club de playa, situado a popa, tiene una barra profesional, y se puede disfrutar de este espacio para cenar al aire libre. La cubierta superior se utiliza como comedor al aire libre, protegido del viento por paneles de vidrio deslizantes, adyacentes al comedor principal interior que está semi cerrado por puertas de vidrio.

 

 

 

 

El Cloud 9 es un barco de categoría, bien definido, con fuerte personalidad y realizado por una sólida sociedad entre el astillero y los diseñadores. Y quienes navegan en el Cloud 9, que se puede alquilar a través de la firma Burgess (www.burgessyachts.com), aseguran que es como deslizarse en una nube.

RELATED ARTICLES

Almuerzo de Epicúreos: Edición 48

Leave a Reply