Sofía Sánchez de Betak: «La latina que hay en mí siempre está»

Sofía Sánchez de Betak: «La latina que hay en mí siempre está»

Sofía Sánchez de Betak: «La latina que hay en mí siempre está»

Está considerada como la argentina más influyente en la escena de la moda internacional. Sus viajes por el mundo son los disparadores de una serie de colecciones como la que acaba de presentar junto a The Luxury Collection, inspirada en la cultura nipona.

A Sofía Sánchez de Betak, más conocida como Chufy, la prensa argentina e internacional se empeña en asociarla a rótulos como IT girl o influencer. Sin embargo, los neologismos de la era de las redes sociales no le sientan bien a esta argentina que hizo de la moda y los viajes una ocupación y un estilo de vida seguido por miles de admiradores del universo de las nuevas tendencias.

Hace más de diez años que esta porteña devenida en ciudadana del mundo tiene su base en Nueva York. Trabaja como directora de arte y consultora de moda y a lo largo de su carrera fue convocada por firmas como Chanel, Valentino, Massimo Dutti, Condé Nast Traveler y Harper’s Bazaar. Su boda gaucha y patagónica con el francés Alexandre de Betak, fundador de la productora de desfiles Bureau Betak, llegó a las páginas de Vogue. Habitué de la front row de los principales desfiles en Manhattan, Chufy hoy es una socialité indiscutida del circuito fashionista de la Gran Manzana.

 

 

 

 

También publicó libros de viajes y puso a prueba su creatividad en diversos proyectos. «Con un espíritu aventurero, un don para la narrativa y un buen ojo para el diseño, Sofía es la verdadera personificación de una Luxury Collection global explorer (exploradora mundial)», la definió Anthony Ingham, líder de las marcas globales de The Luxury Collection y W Hotels Worldwide, quien la convocó para que diseñara una colección de ropa y accesorios inspirada en los hoteles icónicos de la cadena en Japón.

La colección presenta pijamas y accesorios con motivos icónicos nipones, como la flor de cerezo, los peces Kinobori y los dragones, y refleja un estilo contemporáneo que contrasta con toques tradicionales. Las piezas sobresalientes incluyen un lujoso vestido de seda tipo kimono y una chaqueta de aviador color marfil tipo Nibushiki (kimono de dos piezas). Mientras disfruta de las repercusiones de este trabajo, hoy Chufy se concentra en sus próximas colecciones: «Una inspirada en Kenya, otra en Marrakesh y otra en Perú, a donde iré en julio con mi familia a conocer los hoteles de The Luxury collection en el Valle Sagrado y Cusco», anticipa.

 

 

La colección presenta pijamas y accesorios con motivos icónicos nipones.

 

 

 

¿Cómo fue el proceso creativo de la colección inspirada en Japón?

Los patrones están inspirados en recortes vintage que recogí a lo largo de mis viajes. Quería que fueran audaces y frescos como los hoteles de The Luxury Collection. ¡Presenté un montón de ideas y bocetos a la marca y fue un amor instantáneo! También conservé una colección personal de cajas de fósforos de bares japoneses de los años 20, 30, 40 y 50. Usé estas cajas ilustradas para comenzar prototipos para las impresiones.

¿Cuáles son los desafíos y las ventajas de desarrollar una colección cápsula?

Diseñar esta colección de cápsula fue genial ya que es la segunda colaboración que hago con The Luxury Collection. Ambos estamos muy alineados en nuestras metas y objetivos para una colección como ésta. Como mi primera colaboración fue equipaje inspirado en sus propiedades en Grecia, el diseño de indumentaria fue la manera perfecta para mostrar lo apasionada que soy acerca de Japón.

¿Qué atractivo encontrás en este tipo de colecciones como consumidora?

Que son únicas y diversas, son especiales, y no se encuentran en todos lados. Te llevan a lugares, y sentís la experiencia de quien la creó.

¿Creés que se revela algún rasgo de argentinidad en tus creaciones?

La esencia no desaparece: la latina que hay en mí siempre está.

¿Por qué no te gusta el término influencer con que muchas veces te describen?

Por un lado, lo siento grande, y por otro, lo siento chico. La verdad es que no siento que influya a otras personas, pero a veces me llegan mensajes de chicas que me dicen lo opuesto. ¡Me hace sentir culposa y honrada! Trabajo mucho con las redes sociales pero también soy muchas otras cosas: soy directora de arte, soy madre, soy consultora de moda, soy modelo… Trabajo todos los días para ser una mejor persona, una mejor madre, una mejor amiga y una mejor profesional. Pero de ahí a ser un ejemplo a seguir hay un largo trecho.

 

 

RELATED ARTICLES

Emiliano Stratico, el embajador de nuestros vinos

Leave a Reply