Almuerzo de Epicúreos: Edición 48

Almuerzo de Epicúreos: Edición 48

Almuerzo de Epicúreos: Edición 48

En general, la mesa de los Epicúreos que convoca Carlos Mantovani para cada número de Vinicius, nuclea a los número uno de cada actividad para que, en un ambiente amable,  compartan experiencias profesionales o de vida. En este caso, el objetivo fue sumamente interesante: como la marca Porsche cumple 70 años en el mundo, Hugo Pulenta, quien representa a esta firma en nuestro país desde hace un cuarto de siglo, pensó que era el momento ideal para convocar a los representantes del Club Porsche Argentina, que nuclea a 50 socios. Éstos se encuentran frecuentemente, comparten viajes y experiencias de todo tipo en torno al automóvil icónico que admiran, por lo que este festejo de cumpleaños los volvió a reunir.

 

 

Izquierda a derecha: Rodolfo Constantini, Gonzalo Patoqui, Hugo Pulenta, Carlos Mantovani, Alejandro Oxenford, Alejandro San Martín, Federico Balbi, Tomás Hinrichsen, Gustavo Gioia, Alejandro Maglione y Daniel Krull.

 

 

Esta vez fueron de la partida: Hugo Pulenta, quien además de representar a Porsche desarrolla otras actividades como regentear la bodega Pulenta Estate; Alejandro Oxenford, fundador y presidente de OLX, con un currículo que nos recuerda que fue el creador de De Remate y Dinero Mail; Gonzalo Patoqui, arquitecto y presidente del Club Porsche Argentina; Daniel Krull, encargado de negocios de la embajada de Alemania en la Argentina; Tomás Hinrichsen, dedicado a la venta de productos agroindustriales como el biodiésel; Rodolfo Constantini, propietario de los frigoríficos Rioplatense y Santa Elena; Alejandro San Martín, especializado en cueros y dueño de la marca Sibyl Vane; Federico Balbi, un contador especializado en cuestiones impositivas —siempre tan necesario cuando se es propietario de un Porsche—; y el coordinador de este encuentro, Gustavo Gioia, gerente general de la marca en nuestro país.

 

 

Gonzalo Patoqui y Hugo Pulenta

 

 

El club, comentó Patoqui, desarrolla muchas actividades para sus socios. Viajes, carreras de regularidad, encuentros variados y, aunque el tema excluyente suelen ser los autos, es normal que en muchas participen los socios con sus parejas. Dimos por sobreentendido que Gonzalo se refería a las esposas de los miembros del club pero al intentar elogiar que esta agenda no afecte la vida social del matrimonio, crípticamente el arquitecto aclaró: «dije parejas…». A nadie se le ocurrió agregar un solo comentario.

Hugo Pulenta hizo un raconto del recorrido familiar que los llevó al pináculo del vino al transformarse en los dueños de la bodega Peñaflor. Una historia protagonizada por inmigrantes italianos, quienes se instalaron originalmente en la provincia de San Juan para luego pasar a Mendoza. Hizo una referencia particular a su tío Quinto, el mayor de los hermanos, quien se puso la familia al hombro con 21 años de edad tras la muerte de su padre. Al escucharlo, es fácil darse cuenta que no pocas veces en la Argentina querer es poder.

 

 

Federico Balbi, Tomás Hinrichsen y Gustavo Gioia

 

 

Pulenta es un fanático confeso de los fierros, también participa del Club de Autos Clásicos y del Club de Autos Sport que organiza la Carrera de las mil millas en la Argentina. Sospechado de machismo, recordó que, tiempo atrás, en el Club Porsche hubo una dama, cuyo nombre no vino a la memoria de ninguno de los socios presentes. Pero Hugo comentó que quizás la dama más célebre al volante de un Porsche fue la actriz Grace Kelly, quien condujo un Porsche hasta que su estatus de princesa le impidió continuar haciéndolo.

Her Krull acotó que en Alemania son muchas las mujeres que conducen Porsche. Su comentario llamó la atención de los comensales, enseguida le consultaron acerca de su tarea en la Argentina de hoy: «Fue un año de mucho trabajo. Tuvimos más visitas que en los últimos 12 años, lo cual refleja el interés del mundo empresarial por la Argentina, país que tiene 170 empresas de capital alemán, y al que Alemania le exporta productos por 2.600 millones de euros al año», detalló.

 

 

Alejandro Maglione, Daniel Krull y Rodolfo Constantini

 

 

La charla fluyó hacia el aceite de oliva. Tomás nos contó que Brasil es un buen comprador de este aceite, y que, además, hoy también lo exportamos a España. Krull lamentó que no encuentra comida alemana en Buenos Aires, aunque no es por eso que pidió que su próximo destino sea Turquía. Alguno pensó que la Argentina le había resultado demasiado tranquila y nos dijo que deseaba ir a aquel país para involucrarse en el tema candente de la inmigración africana hacia Europa.

Volviendo al auto de sus amores, Tomás fue categórico al afirmar: «El Porsche debe ser de color verde». Nadie lo contradijo, a pesar de que todos dijeron tener autos de otros colores. Constantini terció declarando que lo que más aprecia en su auto es el manejo: «Alguna vez tuve un Jaguar, pero el Porsche ni se compara». El presidente, Patoqui, opinó: «Valoro que es un auto que dobla bien y para mí lo mejor de todo es la confiabilidad».

 

 

Hugo Pulenta y Carlos Mantovani

 

 

Pulenta fue más allá: «Me compraría un auto para ir al autódromo porque me gusta mucho la velocidad y sin duda ese auto sería un Porsche. Además, pocos autos son aptos para ir a una función de ballet y participar de una carrera». Otros miembros del club compartieron este criterio. Alguien bromeó que el piso abrasivo de la pista hace que después de unas vueltas haya que comprar cubiertas nuevas. Otro contestó: «Y para qué tenés un auto si no es para cambiarle las gomas». Nos cruzamos miradas de comprensión con Mantovani al escuchar hablar de un mundo que se percibe lejano.

Oxenford puso su granito de arena: «Nunca llevé un 911 a un servicio de garantía. Cuando se me ocurrió comprarme un Jaguar lo vendí después del primer fin de semana». Gioia aprovechó esa pelota picando y anunció que el 2019 llega con dos grandes novedades: más prestaciones en el nuevo modelo 911 y el arribo del primer modelo eléctrico a nuestro país, el modelo Taycan. «Imagínense lo que va a ser tener un auto con autonomía de 500 km, 400 caballos de potencia, que uno llega a la casa y lo carga con un enchufe en su garaje en 15’, va parecer un sueño». Con estas informaciones, en una mesa 100% tuerca, daba trabajo tocar otros temas.

 

 

Porsche Cayenne

 

 

El deambular nos llevó a hablar de la carne madurada con el experto Rodolfo, quien dio detalles variados sobre esta forma de tratar al producto, coincidiendo con Patoqui: «la carne madurada cansa…». No obstante, el experto comentó que la mejor carne la encuentra en un boliche, cuyo nombre no recordó, que queda en el ramal Pilar. Según Constantini, los dos platos destacables del lugar son su asado de tira y la especial ensalada de tomates. Si él lo dice… A la pregunta de qué es lo que más los enamoraba de su Porsche, la respuesta más curiosa fue la de Tomás: «Es un auto que cuando te subís te arranca una sonrisa». No pocos pensamos que fue una frase para una campaña publicitaria.

 

 

Porsche 356 Speedster (1958)

 

 

Todos estos comentarios y otros más, se vertieron en una mesa que se sirvió en un salón privado del hotel Hyatt-Palacio Duhau. Fuimos probando plato a plato un Pulenta Grand Merlot 2012, un Pulenta Grand Pinot Noir 2014, un Pulenta Estate Chardonnay 2017 y el espumoso La Flor Extra Brut. El menú nos permitió deambular por platos como la sopa de zanahoria con yogur de cardamomo; el bife de chorizo Black Angus con batatas asadas y una crème brulée de dulce de leche. Grandes vinos, para un gran menú, servido en un gran lugar para hablar de un gran coche. Realmente inolvidable. Carlos Mantovani encantado, al igual que Hugo Pulenta.

 

 

Porsche Panamera 4 E Hybrid Executive

 

 

RELATED ARTICLES

Perfume de Mujer: Edición 48

Perfume de Mujer: Edición 48

El segundo encuentro de Perfume

READ MORE

Leave a Reply