El polo y los famosos

El polo y los famosos

El polo y los famosos

Históricamente el polo ha sido un gran imán para cientos de personalidades que son reconocidas en todo el mundo por su habilidad para actuar, gobernar o patear una pelota. Pero dentro de ese mundo del show off, hay matices y se los vamos a contar en esta nota especial para Vinicius.

En los últimos años se ha dado un boom con los actores de Holywood que se involucraron con el polo. Claro, una cosa es ir invitado a un evento en Miami por una marca que patrocina el torneo y otra muy distinta es involucrarse, comprar caballos y jugar en serio como sucede con el actor Tommy Lee Jones. Hace varios años que tiene un equipo con el nombre de su rancho texano “San Saba”. El ganador del Oscar por su magnífica interpretación del oficial Sam Gerard en El Fugitivo tiene su casa en Santa María de Lobos y viene a la Argentina dos o tres veces al año para gozar y aprender de nuestro polo. “El polo es la cosa más linda que pueden hacer un hombre y un caballo, no hay nada igual”, me contó Jones la primera vez que lo entrevisté. Como intimidad debo confesar que el hombre es muy parecido al actor que se ve en las películas, un ser duro y no tan amable. La contra cara es Robert Duvall con quien tuve una experiencia inolvidable el año pasado. Tuve la suerte de ir a buscarlo a La Biela, que es su bar y esquina “preferida en el mundo”, para llevarlo al Campo Argentino de Polo a ver un partido. Robert está casado con la argentina Luciana Pedraza con la que forma un matrimonio muy carismático. Suele venir a nuestro país y por nada del mundo se pierde un partido de polo. Sentado en la tribuna dijo: “Adolfo Cambiaso es como Marlon Brando, eleva el nivel de todos los que están a su lado” y también agregó sin disimular su fanatismo por el número uno de La Dolfina: “Es el mejor deportista de este país, por encima de Maradona y Messi. Este hombre hace dos deportes en uno. Maneja excelentemente el caballo y juega como los dioses. Yo lo vi jugar a los 14 años acá mismo en Palermo, y ya hacía cosas increíbles”.

 

 

 

 

Para otra oportunidad quedarán las andanzas de Silvester Stallone, Walt Disney y otros tanto que probaron este deporte. Dejemos Holywood de lado y veamos quienes se acercaron al polo desde otros deportes. El caso más impactante en los últimos cinco años fue Gabriel Omar Batistuta. El máximo goleador de la selección argentina de fútbol es un fanático de este deporte, incluso ha salido en tapas de Clarín y La Nación arriba de un caballo y con un taco en la mano.

Gabriel encontró en el polo “una linda forma de tener adrenalina de nuevo. Si bien no se puede comparar con meter un gol con la camiseta celeste y blanca, encontré un deporte que me da mucho placer”. En el 2009 tuve la suerte de llevar a Gabriel a jugar un torneo en pleno corazón de Florencia, Italia. El astro volvió a “su” ciudad y fue recibido con honores. En un rol totalmente diferente, “Bati” cautivó a los fanáticos pero esta vez arriba de un caballo y no como rompe redes.

Lo mismo le pasó a Juan Antonio Pizzi, quizás menos conocido que Batistuta. El delantero que salió de Rosario Central llegó a jugar en Tenerife, Barcelona y River entre otros clubes. Jugó mucho al polo y llegó a tener hándicap. En el rubro tenis, David Nalbandián es una gran admirador de este deporte y lo practica cuando el tiempo, el calendario y su cuerpo se lo permiten. El cordobés se hizo muy amigo de Adolfo Cambiaso y es muy común verlo taquear o jugar prácticas en La Dolfina. El año pasado rompió el molde al comprar en un remate al clon de “La Cuartetera” —la mejor yegua de Cambiaso— en 800.000 dólares junto al presidente de Aeropuertos 2000, Ernesto Gutiérrez. “Estoy convencido de que hicimos un gran negocio, lo que compramos con Ernesto es la mejor genética y puede ser una inversión muy interesante a corto plazo”, dijo David después del famoso remate en el Tattersall de San Isidro. Una historia muy curiosa es la de Guillermo Vilas quien asegura que: “La gran Willy la saqué del polo. Me inspiré en un comercial de un whisky donde Juan C. Harriott pegaba un golpe por debajo de la panza del caballo. Luego de ver eso se me ocurrió pegar entre las piernas”, aunque usted no lo crea… esa es la historia de ese famoso golpe made in Argentina.

 

 

 

 

Indirectamente Hugo Porta, un emblema del rugby mundial y argentino, se ha acercado al polo y todos los años organiza un partido exhibición en Inglaterra para recaudar fondos para la Fundación Laureus. Dicha entidad está integrada por glorias del deporte mundial, por eso es muy común ver a Martina Navratilova, Boris Becker y otros tantos deportistas de primer nivel en los eventos organizados por el ex apertura de Los Pumas. “Gracias a los polistas, puedo recaudar mucho para los proyectos que tiene la Fundación en Argentina”, afirma Porta.

Así podría llenar el espacio de varias carillas contado las andanzas de varios famosos, pero como dice el refrán “para muestra basta un botón”. Año tras año desfilan por las calles internas del campo Argentino de Polo cientos de famosos. Algunos buscando algo de prensa, otros por contrato y algunos pocos por fanatismo.

Vinicius • Edición 18 (2011)

RELATED ARTICLES

Oficio de torcedor

Oficio de torcedor

De los varios of icios

READ MORE

Leave a Reply