Las mujeres en el mercado del arte

Las mujeres en el mercado del arte

Las mujeres en el mercado del arte

La obra de las artistas de todas las épocas siempre estuvo postergada en relación a la demanda de las piezas de sus colegas varones y hay muy pocos nombres femeninos en los rankings de precios en remate públicos ¿Acaso ellas tienen que estar desnudas para entrar en los museos?

Históricamente relegado, el arte hecho por mujeres cobra poco a poco algo más de presencia en ferias, exposiciones y museos. Consecuentemente gana paulatinamente posiciones en un mercado que todavía le es esquivo.

Ya sea en el mercado internacional, en el latinoamericano y en el vernáculo la participación en ventas públicas de obras producidas por mujeres ocupa posiciones muy relegadas y valores muy por debajo de lo que se paga por obras equivalentes de manos masculinas.

 

 

Frida Kahlo “Dos desnudos en el bosque (La tierra misma)” (1939)

 

 

Ese panorama se atenúa ligeramente cuando se enfoca el arte contemporáneo y las producciones más recientes; aunque si se considera que hoy la matriculación femenina en escuelas e institutos de arte es abrumadoramente mayoritaria podría decirse que la asimetría se mantiene o peor, se acentúa.

Entre las primeras quinientas posiciones del ranking de precios en remates públicos solo dos son obras femeninas. La tabla está encabezada por “Salvator Mundi”, el Leonardo da Vinci vendido por Christie’s en NY en noviembre pasado, en algo más de 450 millones de dólares. La obra femenina más cotizada es “Flor Blanca”, un óleo de Georgia O`Keeffe que en noviembre de 2014 se pagó en Sotheby’s NY la décima parte (44.4M de dólares).

La segunda mejor ubicada se vendió un año después en 28 millones: es una “Araña”, escultura en bronce de la francesa Louise Bourgeois, similar a la que estuvo expuesta en la entrada de la Fundación Proa en La Boca en la muestra de 2011. El precio es menos de la mitad de lo que se pagó por “Balloon Dog” uno de los perros-globos gigantes de Jeff Koons de acero inoxidable con cubierta de color transparente.

 

 

Louise Bourgeois “Araña” (1996)

 

 

Entre las obras que encabezan el listado (todas masculinas) el motivo femenino es habitual. Gauguin, Picasso, Modigliani, de Kooning, Klimt, Lichtenstein y Freud lograron récords inspirándose en mujeres, desnudas o no. Por otra parte, se ha dicho que las Flores de la O’Keeffe remiten a genitales femeninos.

Ninguna obra de Mary Cassatt ni de Berthe Morisot, lograron cotizaciones como las de sus colegas impresionistas. El récord de la amiga de Degas, no alcanza los 5 millones, y la alumna de Corot y cuñada de Manet, obtuvo un tope de 11 millones. El récord de Manet es de 65 millones y el de Degas de 37 millones. Por mencionar dos artistas icónicas Camille Claudel apenas superó los 8 millones y la polaca Tamara de Lempika no alcanzó nunca los u$ 6 millones.

De las 100 ventas récords de 2017, no hay ninguna producida por una mujer. En la lista del volumen de venta anual del año pasado, encabezada por Da Vinci, Picasso, Basquiat, Warhol, Monet y los chinos Qi Baishi y Daqian Zhang, recién en el puesto 68 y 76 aparecen dos expresionistas abstractas norteamericanas: Joan Mitchell (1925-1992) y Agnes Martin (1912-2004).

Solo cuando se enfoca en el arte contemporáneo la presencia femenina cobra un tímido relieve. Entre los 500 precios récords en este segmento el 14% es de mujeres, aunque en el final de la lista. A la par sus nombres, Njideka Crosby, Cecily Brown, Cindy Sherman, Marlene Dumas, Rosemarie Trockel, Christine Tjoe y Julie Mehretu permanecen ignorados por el gran público.

 

 

Remedios Varo, “Vampiros vegetarianos” (1962)

 

 

Las ventas de obras latinoamericanas son de valores más modestos: se registran solo 143 obras por arriba del millón de dólares. Corresponden a 27 artistas. Solo 6 son mujeres con nada más que 24 obras.

Tres son mexicanas: Frida Kahlo, Remedios Varo y Leonora Carrington y tres son brasileras: Lygia Clark, Beatriz Milhazes y Tarsila do Amaral. La Kahlo detenta el récord con “Dos desnudos en el Bosque” de ocho millones.

En el mercado argentino, apenas medio centenar de artistas superan los cien mil dólares, dos son mujeres: Raquel Forner y Alicia Penalba. De la primera Arroyo vendió en junio de 2006 “Vanidad” en el equivalente a 130 mil dólares. De la segunda, en mayo de 2014 se vendió una escultura en bronce en NY en 125 mil.

 

 

Georgia O’Keeffe, “Flor blanca No. 1” (1932)

 

 

Le siguen con marcas entre sesenta y veinte mil dólares: Josefina Robirosa, Martha Boto, Martha Minujin, Aída Carballo, Nicola Constantino, Norah Borges y Gertrudis Chale.

La irónica pregunta del encabezamiento permanece en pie. Se sabe que la difusión es mercado y no hay mejor difusión para un artista que el ingreso a un museo. ¿Veremos en el futuro reemplazar en ellos los desnudos femeninos por artistas femeninas?

RELATED ARTICLES

Ilustradores ilustres

Ilustradores ilustres

Si una línea de tinta

READ MORE

Leave a Reply