Príncipe Vittorio Emanuele di Savoia

Príncipe Vittorio Emanuele di Savoia

Príncipe Vittorio Emanuele di Savoia

En una nota que nos llena de orgullo, Vinicius tuvo la oportunidad exclusiva de entrevistar a Su Alteza Real Vittorio Emanuele, Duque de Savoia, Príncipe de Nápoles, legítimo heredero de la extinta Corona Italiana. En una charla sin precedentes, el actual Gran Maestre de las Órdenes Dinásticas de la Real Casa de Savoia habló del pasado y de la actualidad.

¿Cuál es la situación actual de la Real Casa de Savoia en cuanto a la posesión del trono, los herederos, las funciones y el protocolo?

La posesión del trono no existe, porque prácticamente no hay trono, así que no hay posesión. El único heredero es mi hijo Emanuele Filiberto. Mi función es ser el Jefe de la Casa Real de Italia y hago sobre todo manifestaciones. El protocolo de la Casa es relativamente estricto y viene del Estatuto Albertino, está seguido con un cierto rigor pero adaptado a las circunstancias del mundo, porque el Estatuto Albertino tiene muchos años, es de 1848, tiene valor como principio pero no como actuación.

 

 

¿Cuál es la sede actual de la Casa?

La residencia está en Suiza, en Ginebra una parte y en Gstaad la otra.

¿Cómo es la relación con la República Italiana?

Es la de un ciudadano normal y corriente. La monarquía italiana ya no existe, aunque mi padre, el rey Umberto, nunca abdicó. Hubo un gran problema en la elección porque, en el 46, cuando fue el referéndum, muchas ciudades como Trieste fueron excluidas y todos los militares que eran prisioneros de guerra y se habían juramentado por la corona no votaron. A mi padre primero le anunciaron que había ganado la monarquía. Todo está escrito en los libros, hubo un golpe blanco, llamémoslo así, sin sangre, y el exilio dijeron que era una cosa provisional para evitar una guerra civil.

¿Conoce al Ministro Berlusconi?

Sí, lo conozco personalmente pero por una cuestión formal, no oficial.

¿Cómo es la relación con las otras monarquías europeas?

Tengo una buenísima relación, de amistad, desde que nacimos. Son monarquías constitucionales, el rey normalmente reina pero no gobierna, es el gobierno el que hace las cosas, el rey es un ejemplo institucional que tiene su valor en cuanto a tradición. Y la familia descendiente de un rey tiene ciertos códigos de ética que son comprobados por la educación que recibe. La monarquía representa a un país y lo representa dignamente.

 

 

 

¿Qué sintió al regresar a Italia después de 60 años en el exilio?

Durante 60 años estuve exiliado junto con mi hijo. La Constitución de la República decía que el Rey, su mujer y los herederos por Ley Sálica, los varones, no podían entrar a Italia. Pero la Corte de los Derechos Humanos en Estrasburgo formó una causa contra la República y quitaron la prohibición de entrar, aunque no el secuestro de los bienes personales expropiados por el Estado a la familia.

El regreso fue una cosa apoteósica, en Nápoles, porque yo salí de allí y quise volver también por Nápoles. Hubo una cantidad de gente impresionante en el aeropuerto. Tuvimos tres días increíbles, visitamos la Iglesia donde está la sangre de San Genaro, nos reunimos con Juan Pablo II en la Nunciatura del Vaticano y ahí le di la propiedad de la Síndone, que es el lienzo sagrado que se encontró donde fue sepultado Cristo, que mi padre le había cedido al Papa.

¿Cómo se está preparando su hijo para sucederlo?

Espero que la sucesión sea lo más lejos posible, pero mi hijo está muy bien preparado. En Italia lo quieren mucho, ha tenido varias participaciones en televisión, estuvo en Bailando con las Estrellas y ganó el primer premio, haciendo tope de rating.

¿Cuál es la obra filantrópica que lleva adelante la Casa Real en la actualidad?

De la Casa de Savoia dependen la Nunziata, el Orden Meritense u Orden Civil de Savoia y, principalmente, la Orden de San Mauricio y Lázaro, que ha tenido un valor filantrópico y hospitalario muy importante. Las razones originarias, que eran la defensa de la Iglesia Católica, la contrarreforma, la protección de los mares y costas europeas y la construcción de hospitales, han ido adecuándose a la realidad histórica actual. Hoy el propósito es exclusivamente humanitario y filantrópico: proporcionar asistencia a aquellos que sufren enfermedades, guerra o hambre. Pertenecer a una Orden Dinástica y ultra centenaria crea la obligación moral de ayudar al prójimo y confortar a los que sufren. La persona que ostenta la insignia ha sido elegida por su comportamiento y por sus méritos en ayudar a la humanidad, se trata de hombres y mujeres confiables, de cualquier credo, con un valor moral muy alto y una considerable nobleza espiritual.

¿Cuál es su relación con Argentina?

Argentina es un país maravilloso, hay muchos italianos porque hay una inmigración enorme y eso tiene siempre un valor simbólico muy grande. No he estado nunca, pero mi hermana y mi madre han vivido allí y tengo muchos amigos. Tengo programado visitar pronto la Argentina.

Vinicius • Edición 16 (2010)

 

 

RELATED ARTICLES

Las telas más bellas del mundo

Las telas más bellas del mundo

En 1910 Ermenegildo Zegna fundó

READ MORE

Leave a Reply