Colt, sinónimo de revólver

Colt, sinónimo de revólver

Colt, sinónimo de revólver

Proveedor de ejércitos y particulares de todo el mundo hasta la actualidad, Samuel Colt invadió además el lejano Oeste norteamericano. Sus revólveres fueron empuñados por personajes de la talla de Wyatt Earp, Billy the Kid, los hermanos Dalton, Jesse James, Butch Cassidy, Sundance Kid y Buffalo Bill.

Samuel Colt nació el 19 de julio de 1814 en Connecticut, Estados Unidos. Desde pequeño exhibió un gran interés por las armas y sus precisos mecanismos. De hecho, a los 7 años adquirió una pistola de caballería, a los 14 inventó una mina que podía hacer explosión bajo el agua y a los 16 fue expulsado de la Academia de Amherst cuando uno de sus experimentos con explosivos inició un incendio en el edificio.

A raíz de este incidente, su padre decidió enviarlo en un vapor a la India. Dicen que el joven Colt quedó impresionado con el funcionamiento de la rueda del timón del barco en el que viajaba y, ya en Calcuta, se hizo de una Collier, una primitiva pistola muy popular entre la población civil. En el viaje de regreso, se ocupó de tallar en madera un cilindro rotatorio que devendría en el mecanismo apropiado para accionar el tambor de un revólver.

De vuelta en Estados Unidos y con ayuda de su padre y de los armeros Anson Chase y John Parsons, el joven Colt comenzó a construir distintos prototipos sin demasiado éxito hasta que finalmente logró patentar un modelo de revólver de cinco tiros, calibre 36. En 1835 lo hizo en Francia y en Gran Bretaña y, un año después, en su propio país. Samuel formó entonces la Paterson Arms Manufacturing Company, en New Jersey, donde empezó la fabricación del arma conocida como Colt Paterson.

Pero no eran buenos tiempos para los negocios. La falta de inversores le impedía comprar maquinaria, las ventas eran bajas por la crisis económica y los malos informes de la oficina de patentes que calificaban a sus revólveres como complicados y poco confiables, y su fabricación a mano derivaba en un precio muy alto. Todo eso llevó a la compañía a la quiebra en 1842.

Samuel Colt probó suerte entonces inventando prototipos de cables para accionar minas marinas a distancia para el gobierno, pero al poco tiempo cesó el interés oficial y no tuvo más remedio que pasar a trabajar con Samuel Morse manufacturando cables impermeables para el telégrafo, en el tendido del primer enlace submarino entre Nueva York y Coney Island en 1843.


Un sueño y las armas

Pero las armas volverían a cruzarse en su camino. En 1845 la república de Texas se unió a los Estados Unidos y su compañía de Rangers, encargada de defender la frontera, evitar que los indios atacaran a los colonos y que los mexicanos los expulsaran del territorio, necesitaba armas de mayor calibre. Así, contactaron a Colt y le encargaron nada menos que 1000 revólveres. El capitán Samuel Walker, familiarizado con el Paterson, trabajó codo a codo con Colt y entre ambos lograron un revólver calibre 44 con espacio para 6 balas, en lugar de las 5 del viejo Paterson.

Con un peso de alrededor de dos kilos y unos 40 cm de largo, el nuevo Walker Colt era mucho más poderoso que cualquier arma de la época y, a su vez, tenía mayor precisión, era más fácil de disparar y de sencillo traslado en fundas sobre la silla de montar. El ejército aprobó la compra, se firmaron los contratos, Colt fue nombrado coronel y fundó en Hartford, Connecticut, la Colt’s Firearms Company.

A partir de allí, la fábrica no paró de crecer. Poco después creó un nuevo modelo llamado Dragoon (por los Dragones de Caballería), también de calibre 44 pero más pequeño y liviano. Fabricó y vendió unas 20.000 unidades. Sus armas se volvieron famosas, adquirieron gran prestigio y, terminada la guerra, pasaron a ser codiciadas también por los civiles. Allí se acuñó la célebre frase: “Dios creó a los hombres. Sam Colt los hizo a todos iguales”.

Su Navy 51 calibre 36 y su 1860 Army vendieron más de 200.000 unidades cada uno. Al estallar la Guerra Civil en 1861, Colt tomó partido por el Norte que bregaba por la abolición de la esclavitud y se puso a las órdenes del gobierno de Lincoln. Sin embargo, al año siguiente contrajo una enfermedad que lo llevó a la muerte con apenas 48 años, dejando detrás suyo la fábrica privada de armas más grande del mundo, valuada en un millón de dólares.

El modelo más famoso, sin embargo, nacería unos 10 años más tarde, y fue el Colt Single Action Army, también llamado The Peacemaker (El Pacifista), un calibre 45 de simple acción adoptado por el ejército estadounidense y actor principal en la mayoría de las películas de cowboys, que apenas ha sufrido modificaciones hasta lo que es hoy en día. Ligero y fácilmente manejable, el Colt ya nunca fue superado entre las armas de acción simple.

Vinicius • Edición 19 (2011)

RELATED ARTICLES

Dom Pérignon: El Poder de la Creación

Leave a Reply