Bella Italia, encanto cultural

Bella Italia, encanto cultural

Bella Italia, encanto cultural

El Hotel Edén, miembro de la prestigiosa asociación The Leading Hotels of the World, es una joya establecida en el corazón de Roma, que brinda el ambiente perfecto para sumergirse en las vistas, los sabores y los sonidos de esta ciudad encantadora. Un paraíso terrenal, un destino europeo por excelencia.

talia es un país con una riqueza monumental, cultural, y paisajística tan grande que todos alguna vez soñamos con poder visitarla. Despierta gran interés y todo viaje a la “bella Italia” se convierte en un recorrido por la historia del arte.

Su historia, por diferentes recursos, ha dejado una huella en el mundo occidental. Y más concretamente si hablamos de Roma, la capital del Imperio Romano.

Esta ciudad, que recibe visitantes sin cesar, invita a pasear de plaza en fuente y de fuente en plaza. Extendida sobre siete colinas ondulantes, Roma es una ciudad rica en historia que cuenta además con un arte célebre y una cultura envidiable. Entre tantos puntos obligados a conocer, el Vaticano merece una mención especial. La sede del papado de la Iglesia católica es reconocida como estado independiente. Allí se eleva la majestuosa cúpula de la basílica de San Pedro que sobresale sobre el horizonte de la ciudad.

El resto de la lista completa el recorrido. Incluye visita a los museos, el Coliseo, la popular Plaza España y hasta descubrir la Fontana de Trevi. Para todos los que quedan hipnotizados con la mítica ciudad de las fuentes, es una obligación arrojar una moneda al agua para que se conceda el deseo de regresar un día a Roma. Explorarla lleva unos cuantos días en varios viajes.

Según la Real Academia Española, edén es el paraíso terrenal, morada del primer hombre antes de su desobediencia. Contando con esta información, el hecho de bautizar a un hotel con la palabra edén no es una casualidad.

 

 

 

 

Residencia romana

Con todo su esplendor y ambiente de residencia aristocrática privada, Hotel Edén es más tranquilo y decoroso que la mayoría de los hoteles de lujo de la ciudad. Inaugurado en 1889, el histórico edificio que fuera el rincón favorito de personajes de la talla de Hemingway e Ingrid Bergman, tuvo una reforma en 2009. Tras la última actualización, el actual Edén vuelve a ser un lugar emblemático de Roma. Los techos con cornisa y los muebles antiguos son algunos de los detalles clásicos que contrastan vivamente con una decoración moderna.

Se encuentra a solo unas calles de la escalinata de la Plaza de España, a pocos pasos de Vía Veneto y a minutos de Vía Condotti para hacer compras. Goza de una de las mejores ubicaciones céntricas de Roma, rodeado por parques y jardines monumentales. Desde allí se pueden apreciar las siete colinas históricas de la ciudad.

Sus más de cien habitaciones no le impiden ofrecer una intimidad impropia de un gran hotel. Además de una comodidad inigualable, todos los cuartos están decorados con colores cálidos y sus baños de mármol son excesivamente coquetos. Las ventanas amplias no sólo dejan entrar la luz del sol sino que también ofrecen vistas espectaculares, brindando un ambiente inspirador.

 

 

 

 

Quien visite el Hotel Edén no puede dejar de conocer La Terrazza dell’ Eden, uno los mejores restaurantes de Roma, situado en el último piso y cuyas vistas panorámicas hacen que la comida resulte aún más exquisita. Ofrece a sus comensales deliciosos platos italianos y el secreto de su calidad está basado en la simplicidad y el uso de productos frescos. Para los amantes del vino está el bar de la azotea, Le Caveau, con una magnífica bodega en donde encontrarán una lista de vinos cuidadosamente seleccionados. Il Giardino dell’Eden funciona al aire libre durante el verano y es el mejor lugar para disfrutar de un cóctel mientras se aprecia uno de los más bellos atardeceres del mundo.

El alma del Hotel Edén radica en la regla de oro: una antigua tradición de hospitalidad italiana que destaca un servicio impecable. Desde hace más de un siglo, se ha distinguido por su estilo y discreción, sumado a una elegancia clave para un éxito internacional reconocido.

Salga a pasear y experimente el máximo lujo que la Ciudad Eterna tiene para ofrecer. Luego de vivir y respirar el arte en cada rincón, regrese al hotel. Seguramente allí se sentirá en la tierra del Edén.

Vinicius • Edición 15 (2010)

RELATED ARTICLES

Dom Pérignon: El Poder de la Creación

Leave a Reply