Las telas más bellas del mundo

Las telas más bellas del mundo

Las telas más bellas del mundo

En 1910 Ermenegildo Zegna fundó el Grupo que lleva su nombre en Trivero, un pequeño pueblo en los Alpes italianos. El joven empresario se esforzó por crear tejidos de gran calidad para indumentaria masculina y se centró en su estrategia de selección de las mejores materias primas obtenidas en sus mercados de origen, en la innovación del producto, en el proceso de producción y en la promoción de la marca.

Junto con su vocación industrial, Ermenegildo Zegna soñó mejorar el terreno montañoso donde se encuentra el Lanificio. A lo largo de la década del 30 plantó 500.000 coníferas y rododendros en las laderas más áridas y comenzó una ruta panorámica, que luego fue bautizada con su nombre.

 

Los tejidos de Ermenegildo Zegna

Lana merino de Australia, cashmere de la Mongolia interior, mohair del sur de África, seda de China: las fibras más nobles del mundo son seleccionadas directamente por el Grupo Zegna en los mercados de origen, para luego ser orientados a la búsqueda de la calidad más elevada. Diseñadores como Gucci, Yves Saint Laurent, Armani y Ralph Lauren, se cuentan entre los principales compradores de tejidos Zegna.

Cada año el Grupo premia la mejor producción de lanas merino, de mohair  y de cashmere con sus prestigiosos y ambicionados “trofeos”, gracias a los cuales Zegna se halla siempre en posición privilegiada para elegir y comprar lo mejor de las materias primas mundiales, alentando al mismo tiempo a los criadores a concentrarse sobre lanas de alta calidad. Así pues, no hay misterio en la producción de excelencia: Zegna parte de lo mejor y lo transforma en un concepto creativo, el producto final.

Usa tecnología láser para inspeccionar y controlar el tejido en todos sus detalles. Cualquier defecto encontrado en este sofisticado proceso se corrige a mano, con aguja e hilo. En la producción en serie la habilidad manual no es necesaria. Pero cada chaqueta Zegna está confeccionada con tijeras, aguja e hilo: cortada a mano, cosida a mano, planchada a mano. Y, sobre todo, controlada varias veces, en las fases más delicadas de la construcción, para que sea perfecta en cada uno de sus detalles. La chaqueta Zegna está realizada con la mejor lana del mundo. Son 140 piezas cosidas conjuntamente con hilos de calidad, a través de 200 procesos de elaboración; muchos son rigurosamente manuales. Para los tejidos más finos como High Twist o High Performance y para el cashmere, están previstos descansos para que el tejido recupere su propia estabilidad, antes de afrontar la próxima fase de elaboración. Cuenta la calidad de la construcción, el estilo: signos distintivos de una chaqueta Zegna.

La hechura a mano, cuando es hábil cose puntos casi invisibles y a su vez tan resistentes que llegan a ser un todo con el tejido mismo. Por eso el acabado a mano es la llave de la calidad en una prenda de Zegna: la tensión variable del hilo permite adaptarse a la prenda y no obstaculiza los movimientos de quién la usará… la pequeña puntada que une la solapa con la punta de la lanza del delantero en la chaqueta cruzada… las decenas de puntos cosidos en el revés del cuello hacen que la chaqueta se adapte perfectamente al cuerpo.

La historia del Grupo Ermenegildo Zegna está hecha de metas ascendentes: crear tejidos de la más alta calidad posible, convertir el nombre de Zegna en sinónimo de estilo exclusivo, producir y coordinar una gama de vestuario masculino cosmopolita.

 

 

 

 

Historia de una familia y una empresa

Angelo Zegna, el padre del fundador, era relojero por formación y oficio, convertido en tejedor e industrial. Desde sus inicios desarrolló una combinación de técnica con habilidad de artesano. Su hijo Ermenegildo asistió al Instituto textil de Biella para formarse una sólida preparación sobre los desarrollos de la tecnología textil. Tenía 20 años cuando comenzó a dirigir la pequeña empresa familiar. Ya soñaba con crear los mejores tejidos del mundo. Y pronto encontraría el modo de conseguirlo.

Al darse cuenta de la superioridad tecnológica de las empresas textiles inglesas, decidió desmantelar los viejos telares franceses que su empresa usaba desde hacía años, para sustituirlos por los más innovadores telares ingleses. Había comprendido aquello que a otros se les había escapado: que habilidad artesanal y tecnología de punta deben complementarse para trabajar en equipo.

Sus hijos Aldo y Ángelo le aportaron a la empresa la experiencia madurada en el contacto diario con el Lanificio y la sociedad, y aplicaron sus respectivos estudios en ingeniería y ciencias económicas a la producción, al marketing y a la distribución. Ángelo Zegna, actual presidente honorario del directorio del Grupo, y Aldo Zegna, quien falleció en 2000, tomaron el control de la empresa de manos de su padre en la década del 60. Ellos orientaron la empresa hacia el mercado ready to wear, en su línea de moda masculina orientada al segmento más alto del mercado, seguido gradualmente por prendas de punto, accesorios y prendas deportivas.

 

 

 

 

En la actualidad, también los hijos de Aldo y de Ángelo están presentes en la empresa. Una empresa totalmente verticalizada que desarrolla, produce y diseña tejidos, creando colecciones completas de confección masculina clásica, informal y de accesorios, con una distribución multinacional a través de las tiendas Zegna, presentes en las principales ciudades del mundo.

En la década del 80 la apertura de las primeras boutiques monomarca comenzó en París y en Milán. En 2007, Ermenegildo Zegna contaba con 525 puntos de venta monomarca en el mundo. La diversificación de la oferta más reciente, que ha comenzado con el mercado chino, implica importantes estrategias de multimarca.

Zegna hoy se multiplica en exitosas joint venture con la marca de artículos de cuero Longhi, y el Grupo Salvatore Ferragamo. Y en China, adquirió el 50% de SharMoon, empresa perteneciente a la familia Chen, que produce trajes y sacos de alta calidad para hombres.

En otros rubros la fragancia Essenza di Zegna, seguida por Z Zegna y por ZegnaIntenso, es distribuida por YSL Beauté; con De Rigo Vision Group produce y distribuye una línea de gafas de hombre y con Perofil Group, ropa interior, medias y pijamas. Desde 2006 un contrato entre Tom Ford y Ermenegildo Zegna, incluye en la colección TOM FORD una amplia gama de sus prendas de hombre de lujo.

En el año 2007, abrió una tienda de tres pisos sobre la Avenida Alvear, frente al Palacio Duhau. La Boutique Alvear ofrece asimismo la posibilidad de encargar trajes a medida, a través de su servicio de sastrería Made to Measure, y recibirlos en cualquier punto del planeta. Un año después, Zegna inauguró otro local, a pocas cuadras de su flagship store, en el Patio Bullrich.

www.zegna.com

Vinicius • Edición 11 (2009)

RELATED ARTICLES

Príncipe Vittorio Emanuele di Savoia

Leave a Reply