Los tesoros de Kate Middleton

Los tesoros de Kate Middleton

Los tesoros de Kate Middleton

La duquesa de Cambridge ostenta alhajas de gran valor histórico, propias de una futura reina. También marca su propia impronta cuando apuesta al diseño contemporáneo. La influencia y el legado de Lady Di en manos de una heredera que no improvisa jamás.

Kate Middleton tiene una frescura que ni el lujo ni los títulos parecerían arrebatarle. Y esa frescura es la que hace que se la mire a priori con aprobación. Claro que además exhibe una belleza tan armónica como su conducta pública. Todo en ella apunta a una sonrisa: la propia y la que suele arrancar en los demás. También evidencia una educación sajona de élite que recibió mucho antes de cruzarse con el futuro rey de Inglaterra y que la hace comportarse con total naturalidad, siempre.

 

 

Reloj Flamante de Cartier: oro blanco, cuarzo rosa en forma ovalada de corte cabochon de 78.74 quilates. laca negra, esmalte, diamantes, movimiento quartz.

 

 

No es casual que Guillermo de Inglaterra haya elegido como esposa a una mujer con una dulzura parecida a la de su madre, la ya legendaria Lady Di. Tampoco es casual que esa mujer, plebeya en su caso, use el mismo anillo de compromiso que llevó su madre cuando se casó con Carlos. Se podría decir que Kate entendió que Guillermo necesita una conexión permanente con Lady Di. Y que el pueblo británico, también.

Como duquesa de Cambridge, Kate Middleton no puede desatender su aspecto que incluye, invariablemente, el uso de una joya o de varias. Como futura reina, jamás lleva joyas sencillas. Como futura reina también, parecería no tener límite en la elección de alhajas de que dispone, sean éstas históricas o encargadas a diseñadores contemporáneos. Después de todo, cada look suyo se viraliza, disecciona, comenta e imita. Kate no puede darse el lujo de improvisar.

 

 

Reloj Papyrus de Cartier: oro blanco, 32 esmeraldas de Zambia de forma cojín para un total de 38,20 quilates, ónix, diamantes triangulares, diamantes, movimiento mecánico de cuerda manual, calibre 846.

 

 

En varias ocasiones luce conjuntos similares a los que llevaba la princesa de Gales y alhajas que también usó. De hecho, hace poco para un acto oficial de beneficencia volvió a ponerse unos aros que fueron de la princesa Diana. Se trata de unos pendientes de zafiro con forma de gota que hacen juego con su anillo de compromiso. Estaban entre las joyas más queridas por Lady Di, y los llevó en varios compromisos oficiales en los 80 y los 90. Guillermo mandó a remodelarlos antes de regalárselos a su esposa.

Desde su compromiso matrimonial, la duquesa de Cambridge no se quitó más el anillo de zafiros y diamantes que perteneció a la princesa Diana. Tampoco en un acto tan importante como su primera cena de Estado en 2015 quiso deshacerse de él. Con esta sortija, Kate rindió un pequeño homenaje a quien hubiera sido su suegra. Para tan importante ocasión, no dejó tampoco ningún cabo suelto y quiso hacer un guiño también, mediante la tiara y las dos pulseras que llevó, a tres reinas de Inglaterra: la reina Mary, la reina Isabel y la reina Isabel II.

 

 

Signature • H.Stern
Anillo de oro 18 kt y diamantes.

 

 

Kate no olvida el pasado, pero tampoco desatiende el presente ni sus gustos. Si Jenny Packham es su diseñadora fetiche en cuanto a vestuario, su predilección en joyas va hacia Kiki McDonough. Como no podía ser de otra manera, esta diseñadora de alhajas es británica y tiene su boutique nada menos que en Sloane Square.

Mc Donough está en el negocio de la joyería hace más de 25 años, y las dos claves que la hicieron triunfar son su increíble combinación de colores llenos de vida y un marcado sentido de la elegancia que impide que la mezcla de tonalidades resulte excesiva. Así, sus diseños provocan un golpe de efecto sin dejar de ser discretos. Y resultan ideales para la duquesa de Cambridge.

 

 

Signature • H.Stern
Pulsera de oro 18 kt y diamantes.

 

 

A fines de junio, en la inauguración del nuevo espacio arquitectónico del Victoria and Albert Museum diseñado por Amanda Levete y su estudio de arquitectura, Kate usó para calzar sus perlas las argollas de diamantes de McDonough. Las perlas por su parte no tenían nada que envidiarles. Son una creación de Annoushka, una diseñadora de joyas también británica que emigró primero a Francia y trabajó con artesanos en Hong Kong antes de abrir su local en Chelsea y hacer que sus alhajas se usen también de un modo casual.

Sin embargo, en el Victoria and Albert Museum, los pendientes de Kate fueron solo un toque de distinción, ya que lo que más sorprendió fue su elección osada de vestido mini de Gucci con fuertes vivos rojos. Al blog What kate wore (lo que lució Kate), que lleva un minucioso registro de cada una de sus elecciones de vestimenta y joyas, esta ocasión tampoco se le escapó.

RELATED ARTICLES

Excelencia frente al mar

Excelencia frente al mar

Creado exclusivamente para el mercado

READ MORE

Leave a Reply