Perfume de Mujer: Edición 46

Perfume de Mujer: Edición 46

Perfume de Mujer: Edición 46

Las seis invitadas del último almuerzo de Perfume de Mujer llegaron quince minutos antes al Hotel Recoleta Grand. Luis González Arce, nuestro coordinador de Relaciones Públicas y Marina Lavalle Cobo, anfitriona del evento, recibieron a cada una en el lobby del Club 31 Bar & Restó con una copa de champagne.

Como en todos los encuentros de Perfume —nadie sabe con quién compartirá la mesa—, el misterio se revela lentamente a medida que van llegando a la cita. Sharilyn Amy, una empresaria canadiense que decidió invertir en la provincia de Chubut, fue la primera en llegar seguida por Teresa Calandra, exmodelo, conductora de televisión y empresaria. Minutos después llegó Cintia Fainberg, estilista y vestuarista con una vasta experiencia en el mundo de la moda, producciones y asesorías de imagen y detrás de ella, Gabriela Mazza, dueña de Organ & Co, creadora de la primera empresa de productos orgánicos de cosmética de la Argentina. Luego recibimos a Gabriela González Mercuri y Juliana Lamelza de la agencia So What!, especialistas en comunicaciones corporativas y productos lifestyle.

A priori, nadie podría decir que ese grupo de mujeres no se conocían entre sí: hablaban, se reían, brindaban e intercambiaban teléfonos y contactos. Marina Lavalle Cobo invitó a pasar a la mesa y cada una se presentó. Sharilyn fue la primera en tomar la palabra: “Vine a la Argentina hace algunos años y me enamoré de la Patagonia, un lugar verdaderamente mágico, con una geografía impactante y con mucho por hacer. Decidí quedarme e invertir allí para hacer un hotel sustentable en Puerto Pirámides. Océano Patagonia es hoy una realidad, un lugar único en el mundo para disfrutar de las ballenas, la playa y la belleza del lugar”. Premiado y distinguido como uno de los mejores hoteles boutique del país, Océano ejerce su responsabilidad social empresaria en cada detalle y acción que concierne al hotel. “Nosotros somos clientes de Gabriela Mazza, sus productos biodegradables son los únicos amenities con los que trabajamos”.

Ni Sharilyn ni Gabriela, creadora y alma mater de Organ & Co, sabían que se reencontrarían en esta mesa de Perfume de Mujer. “Empecé con esta idea de hacer productos orgánicos mucho antes de que se pusieran de moda, allá por el año 2001, después de la gran crisis. Soy diseñadora gráfica, tenía ganas de emprender algo sola, y empecé con las cremas orgánicas en un pequeño local en la Recoleta. Y tuve suerte, porque, a poco de abrir, entró un día el gerente del Four Seasons a ver qué había allí y le encantaron los productos. Al poco tiempo vino Alan Faena y así fueron llegando los pedidos. Siempre le puse mucho énfasis a la calidad de los productos y al diseño de los envases y las etiquetas, y creo que eso fue lo que marcó la diferencia”. Hoy Gabriela, además de comercializar sus productos en todo el país, lleva adelante el programa SOS Jabón: “Saber que el simple hecho de lavarse las manos puede disminuir el riesgo de contagio de enfermedades e infecciones en más de un 30% nos llevó a desarrollar este programa que vincula a quien le sobra jabón con quien más lo necesita. En la Argentina se desestiman por mes entre 7 y 10 millones de pastillas de jabón en los hoteles. En un mes, un hotel de 30 habitaciones descarta 20 kg de jabón, lo que equivale a 6 años de higiene de una familia tipo de 4 personas”.

Sorpresa y silencio fue lo que causaron los números arrojados por Gabriela, y admiración, por la perseverancia y el compromiso de llevar adelante semejante proyecto a nivel nacional. Gabriela González Mercuri la escuchó entre asombrada y perpleja y contó cómo nació So What!, la empresa de comunicación que armó con su socia Juliana Lamelza —sentada a su derecha—: “Las dos veníamos de la comunicación corporativa y creíamos que lo que le faltaba a las consultoras era poner el foco en los clientes. El mundo está en un momento de quiebre en cuanto a lo que es comunicación, y con So What! estamos yendo un paso adelante en este sentido. Nos dedicamos ciento por ciento a cada cliente y eso nos hace muy felices porque nos permite desarrollar la comunicación de aquellos que confían en nosotros”. Juliana agregó: “Nuestro diferencial es la comunicación digital, la creación de contenidos y ese es nuestro fuerte, ofrecerle al cliente una comunicación eficiente que apunte al crecimiento de su negocio”. Emprendedoras, empresarias y madres, trabajadoras de tiempo completo como se autodenominó Gabriela González Mercuri: “máquinas de trabajar”. Este es el denominador común y rasgo distintivo de las mesas de Perfume de Mujer.

Cintia Fainberg, talentosa vestuarista y productora de moda con muchos años de experiencia en cine, teatro, televisión y marcas como Sueski, Diesel o Benetton, también forma parte de esa estirpe de mujeres que batallan a diario con su profesión y la maternidad sin perder el profesionalismo. “Empecé hace muchos años en el mundo de la moda, haciendo algunos desfiles, pero en aquel entonces las mujeres flacas no gustaban y no me fue muy bien. Entonces me fui metiendo poco a poco en el diseño, las campañas gráficas, la publicidad y hoy estoy a cargo del vestuario en un canal de televisión y me dedico a lo que más me gusta: el asesoramiento de imagen. Sentirse bien con lo que uno lleva puesto es un aprendizaje integral, no es solo ropa, se trata de saber elegir, lucirse con elegancia y disfrutar de lo que uno muestra a través de lo que usa”.

Teresa de todo esto sabe y mucho. Esta exmodelo que supo reinventarse cuando dejó las pasarelas, tuvo su propia marca de ropa y su más conocida línea de anteojos. “Todo empezó hace 18 años, estaba en el aeropuerto de Nueva York y se me acercó un hombre para ofrecerme que fuese la cara de su empresa de anteojos de sol. Cuando las fotos salieron a la venta, se vendían muchísimo más los anteojos que yo tenía en las fotos que los otros, con lo cual, me ofrecieron sacar mi propia línea, con mi nombre y armar una sociedad. Y así empecé a fabricar en Italia, lentes de lectura y de sol con cristales de excelente calidad y la mejor materia prima del mundo”. Teresa sacó de un estuche sus anteojos espejados y tornasolados que fueron pasándose de mano en mano hasta que Gabriela González Mercuri decidió probárselos y dar el puntapié inicial para una segunda ronda de pruebas. Y así, entre fotos, brindis y promesas de reencuentros, llegó la hora de despedirse habiendo compartido el último almuerzo de Perfume de Mujer en el año de nuestro décimo aniversario.

RELATED ARTICLES

Almuerzo de Epicúreos: Edición 48

Leave a Reply