Épica, destreza, precisión

Épica, destreza, precisión

Épica, destreza, precisión
Épica, destreza, precisión
Épica, destreza, precisión

Si hay actividades del ser humano que pueden concentrar destreza física, rapidez mental para trazar estrategias de acciones colectivas y un contacto directo con fuerzas de la naturaleza, estas son las competencias como la Rolex Middle Sea Race, que tiene este año su edición número 35. Es considerada una de las regatas offshore de 600 millas náuticas más importantes del calendario internacional ligado a estas embarcaciones, junto a la Fastnet Race, la Sydney Hobart o la Newport Bermuda. Cerca de un centenar de equipos de todo el mundo navegarán las aguas del archipiélago maltés y las islas que rodean a Sicilia, en Italia. El 18 de octubre, entonces, luego de preparaciones técnicas que suelen llevar meses, matizadas por la participación de buena parte de los equipos en carreras previas que sirven de entrenamiento grupal y evaluación técnica de las maquinarias, la competencia comenzará con una largada que bordea los bastiones del Fuerte St. Angelo. Esta edificación se cree que existe desde tiempos del imperio romano y que supo ser sede de los Caballeros de Malta, una orden religiosa católica fundada en el siglo XI. Con disparo de cañones, como un signo de épico saludo que aleja al sitio de sus tiempos de combates religiosos entre el mundo católico y el musulmán, los competidores se ven desde el comienzo en un sitio que suma historia milenaria con entornos naturales tan bellos como exigentes para la navegación.

En esta carrera nacida en 1968 de la voluntad conjunta del Royal Malta Yatch Club y el Royal Ocean Racing Club, los experimentados navegantes surcan las aguas de la costa oriental de Sicilia, orientando hacia el norte su desplazamiento, con un punto vital del recorrido en el estrecho de Mesina, una porción mínima de mar que separa la isla de Sicilia de la península itálica, la que comunica el mar Tirreno con el Jónico, a través de una anchura de solamente tres kilómetros. Se cree que, como aparece en la Odisea de Homero, en los extremos de esta porción de aguas marinas que hoy ven pasar centenares de yates offshore en alta competencia, solían estar enfrentadas dos figuras mitológicas, Escila y Caridis. Si bien es probable que cada competidor tenga su percepción ocupadísima en detalles técnicos y de destreza corporal, no deja de ser sugestivo pasar por lugares donde la imaginación humana de los inicios de nuestra civilización creyó habitados por dos criaturas marinas monstruosas, que tenían entre sus acciones el crear corrientes marinas peligrosas para la navegación. Estos tiempos, donde el más moderno conocimiento humano proveniente desde distintas disciplinas logra que los barcos sean una fortaleza contra cualquier contratiempo meteorológico, se sigue desafiando al deportista de elite para que ponga en juego todas sus capacidades y lleve al máximo potencial a la tecnología de punta de los barcos.

Luego de pasar el estrecho, los equipos de la competencia auspiciada por Rolex siguen hacia las islas Eolias, famosas por las hipnóticas imágenes nocturnas que se generan por la presencia en su superficie del volcán Estrómboli, uno de los más activos en el mundo, del que se tiene registro desde hace más de 2000 años. Además de la actividad explosiva, grandes erupciones con salida de lava se generan irregularmente desde hace un tiempo, y fue en diciembre de 2002 cuando este fenómeno se dio por el lapso de siete meses. Pasada esta región que tiene atractivos reconocidos en sus amplias playas con presencia de zonas con gran concentración de vegetación natural, toman rumbo oeste para llegar a las islas Égadas, un archipiélago formado por tres islas grandes y un conjunto de escollos e islotes conocidas en la Antigüedad como Aegates o “isla de las cabras”. Pronto, sea cual sea el puesto alcanzado, cada equipo se acercará a las islas de Lampedusa y Pantellería, para dar la vuelta hacia Malta a través del canal de Comino, cuyo nombre proviene de la isla homónima, donde abunda esa hierba usada desde tiempos remotos, por donde pasarán los competidores para cerrar en el gran puerto esta Rolex Middle Sea Race 2014. Sólo por la belleza natural y la épica histórica que incluye el recorrido de las embarcaciones por un mar con condiciones muy cambientes, se entiende la fama de este torneo que es uno de los más atractivos a nivel global en su tipo.

RELATED ARTICLES

Dining Out: Edición 48

Dining Out: Edición 48

Fleur de Sel La gastronomía

READ MORE

Leave a Reply