La hora del siglo XX

La hora del siglo XX

La hora del siglo XX

El análisis de las subastas internacionales del primer semestre del año confirma el crecimiento del arte de posguerra y contemporáneo. Jean-Michel Basquiat, Gustav Klimt y el rumano Constantin Brancusi son los artistas que subieron al podio.

El mercado del arte tiene en las subastas un barómetro inapelable. Este canal es la parte visible del iceberg y sin temor a errar, se puede decir, que lo que allí se ve es representativo de lo que sucede debajo del agua. Desde hace años Artprice.com, una empresa francesa hace un seguimiento global que incluye también los remates de Oriente que, como veremos,  son hoy una porción significativa del mercado mundial. El análisis de los datos recopilados para el primer semestre del año permite vislumbrar hacia dónde rumbea este apasionante mercado.

Gustav Klimt, “Bauerngarten”, (1994)

 

Del total de 6.900 millones de dólares vendidos (un 5% más que el primer semestre del año pasado),  la tercera parte se martilló en Estados Unidos, con un crecimiento rotundo del 28% sobre un año atrás. El 29% fue en China y la tercera plaza de subastas es el Reino Unido con el 23%. Completan la torta los restantes países de Europa Occidental, quedando para el resto del mundo un magro 6%. En cuanto a cantidad de obras vendidas, las dos grandes potencias andan parejas en torno a los 38.000 lotes.

Lo sucedido en el primer semestre del año viene a confirmar el crecimiento del segmento llamado arte de posguerra y contemporáneo. Este segmento que a principios de siglo significaba menos del 10% de las ventas totales, ahora mueve casi el 40%. Además, el índice de precios del arte contemporáneo registra un incremento del 10% con respecto a un año atrás.

En el podio quedó Jean-Michel Basquiat (1960-1988). Un grafitero del submundo de New York, hijo de un técnico contable haitiano y una madre portorriqueña,  fallecido a los 27 años por sobredosis de heroína. “Untitled” el óleo de 1982, de 183 x 173 cms que reproducimos se vendió en Sotheby’s NY en ciento diez millones y medio de dólares. Fue récord para el artista duplicando el plus-valor anterior fijado un año atrás.

Cy Towmbly, “Leda y el cisne”, (1962)

 

La segunda marca del semestre, también la hizo Sotheby’s, pero en Londres, con “Bauengarten” (Granja) un Gustav Klimt (1862-1918) que importó algo más de 59 millones. Esa obra había sido martillada en 1994 (hace 23 años) en menos de la décima parte (5.3 millones).

“La Muse endormie”, un bronce del rumano Constantin Brancusi (1876-1957) fundido en 1913 a partir de un mármol (que se había vendido en 1989 en 7,5 millones) subió a la tarima de Christie’s en New York; duplicando la estimación marcó un récord para el artista en 57.4 millones de dólares.

El cuadro adjunto registra las once ventas más caras del primer semestre de 2017. Con excepción de la obra de Rong Chen, maestro chino de la dinastía Song del SXIII, todas las otras obras están datadas en el siglo XX y la más cara es de hace 35 años.

El agregado de las ventas por artistas también marca la primacía del siglo XX: además de los ubicados en el cuadro, en el listado de los artistas que sobresalen por facturación en el semestre aparecen, Andy Warhol (1928-1987), el aún vivo Gerhard Richter (1932), Roy Lichtenstein (1923-1997) y Cy Twombly (1928-2011). Solo en la octava posición figura Claude Monet  (1840-1926) en representación del impresionismo.

Jean-Michel Basquiat “Sin título”, (1982)

 

Cabe, al respecto y para finalizar una interpretación de lo que está sucediendo: por el lado de la demanda, la avidez de los  nuevos museos es definitoria. En lo que va del siglo XXI se crearon más museos que en toda la historia. Este año serán 700 los que inaugurarán. Los museos apuntan a obras extraordinarias y dicho sencillamente ni de los “Old Masters”, ni de los impresionistas o post-impresionistas aparecen obras extraordinarias en oferta.

De Paul Cèzanne (1839-1906), cuyos “Jugadores de cartas” fue pagado años atrás por el Reino de Qatar, doscientos cincuenta millones de dólares con destino a un museo que todavía no abrió, solo salieron a la venta, en el primer semestre, cuatro óleos menores y de escaso interés. De Paul Gauguin (1848-1903) aparecieron solo tres obras, todas muy inferiores a “Cuando te casarás” que se pagó  u$210 millones y lucirá también en el museo qatarí. Ni que hablar de alguna pieza clave de un Old Master que desde hace décadas desaparecieron de las tarimas. Es entonces la hora del siglo XX, en el que,  se  han  producido también obras maestras que son las que hoy marcan los récords.

RELATED ARTICLES

Quirós: El pintor de la patria

Leave a Reply