Dior y Balenciaga, el estilo como legado

Dior y Balenciaga, el estilo como legado

Dior y Balenciaga, el estilo como legado

Este año coinciden los aniversarios de dos de los grandes nombres de la moda cuyas creaciones se exhiben en los museos del mundo como auténticas piezas de arte. Similitudes y contrastes entre dos íconos de la sofisticación y el buen gusto.

Hoy la obra de los próceres de la moda tiene un espacio reservado en los grandes museos al igual que las piezas artísticas creadas por los más importantes pintores y escultores de la humanidad. Sus trabajos son portadores de un valor simbólico, histórico y cultural que expresa locuazmente el espíritu de su época. Por eso no es de extrañar que este año en el  Victoria and Albert Museum de Londres y en el Les Arts Decoratifs de París se estén presentando muestras para celebrar el centenario de la apertura del primer taller de Balenciaga en San Sebastián y el septuagésimo aniversario de la carrera de Dior, respectivamente.

Vestido de noche May de Dior. Año 1953.

 

Las coincidencias entre estos dos creadores son notables. Fueron contemporáneos. Ambos nacieron un 21 de enero pero con una década de diferencia: el español, en 1895, en el País Vasco; el francés, en 1905, en Granville. Por supuesto que para los dos la consagración fue en París desde donde construyeron marcas emblemáticas, dos imperios que subsisten hasta hoy.

A pesar de ser rivales, Christian Dior le dedicó muy elogiosas palabras al español: “La alta costura es como una orquesta cuyo director es Balenciaga. Los demás modistos somos los músicos que seguimos las indicaciones que él nos da”, supo reconocer. El cumplido es justo: el español fue el diseñador más admirado por sus colegas contemporáneos, entre quienes se encontraban nombres de la talla de Coco Chanel y Nina Ricci.

Capa de noche de Balenciaga. Año 1967.

 

Este año también se cumplió el aniversario de la presentación de la primera colección de alta costura de Balenciaga que tuvo lugar el 5 de agosto de 1937. En 1939 obtuvo uno de sus mayores éxitos con la línea Infanta inspirada en la obra del pintor Velázquez. Entonces se empezó a hacer evidente un estilo de líneas que modificarían la figura femenina. Goya y Zurbarán son otros de los artistas que marcaron su estilo. Los especialistas también señalan un componente oriental en sus diseños que realzaban el erotismo de la nuca, las muñecas y el cuello. “Un buen modisto debe ser arquitecto para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida”, solía decir este cultor del bajo perfil que concebía las prendas con el rigor de un ingeniero.

El hombre que vistió a Marlene Dietrich, Elizabeth Taylor, Greta Garbo y Grace Kelly, entre otras personalidades, nunca se dejó ver sobre la pasarela al final de sus desfiles y se mantuvo siempre ajeno a las frivolidades del mundo de la moda. De sus talleres surgieron célebres diseñadores como Oscar de la Renta y Emanuel Ungaro. Poco afecto a la cultura del prêt-à-porter que proliferaba en los años sesenta, decidió retirarse en 1968.

Vestido Sobre de Balenciaga. Año 1967.

 

La carrera de Christian Dior fue mucho más breve pero no menos influyente. Su primer desfile fue el 12 de febrero de 1947, cuando el mundo acababa de salir de la II Guerra Mundial que había uniformado a la moda en un pesado gris militar. Ese día el novato deslumbró a su público con su New look. Su colección llamada Corolle delineaba cinturas de avispa, exaltaba hombros redondeados y ostentaba metros y metros tejidos en faldas largas y pesadas. La feminidad y la elegancia se convirtieron en su sello de autor. La americana Carmel Snow, editora de la revista Harper’s Bazaar, fue una figura clave en su consagración.

La modelo estadounidense Dovima con sombrero y traje de Balenciaga en Café de Deux Magots (París). Año 1955.

 

Sólo diez años después de su exitoso debut sobre la pasarela, el modisto murió de un ataque cardíaco. El encargado de sustituirlo fue su joven ayudante, Yves Saint Laurent, el primero de una larga lista de creadores —entre ellos Gianfranco Ferré y John Galliano— quienes mantuvieron viva la mística de la legendaria firma. La exhibición del museo Les Arts Decoratifs de París llamada Christian Dior, Couturier du Rève, expone más de 300 vestidos de alta costura y prêt-à-porter diseñados a partir de 1947 e incluye los de los sucesores del alma mater de la firma.

En los casi 3000 metros cuadrados de la muestra también hay diseños de la actual directora creativa de la marca, Maria Grazia Chiuri, quien concluyó: “Esta es la mejor lección sobre Dior y sobre la moda en este nivel, es como si un estudiante de arte fuese al Louvre para estudiar a todos los viejos maestros”.

RELATED ARTICLES

Dom Pérignon: El Poder de la Creación

Leave a Reply