Almuerzo de Epicúreos: Edición 45

Almuerzo de Epicúreos: Edición 45

Almuerzo de Epicúreos: Edición 45

Como es tradicional, Carlos Mantovani convocó al almuerzo de los Epicúreos, que reúne a amigos y personalidades de diversas especialidades, para que de manera absolutamente descontraída practiquen una familiaridad difícil de ver en los tiempos que corren: sin tiempo límite ni celulares e interrupciones de ninguna naturaleza. El denso fluir de conversaciones no tienen temario fijo y el discurrir de platos de comida se acompaña con vinos de la mejor calidad. Eso es Epicúreos, y es un placer contarlo número a número de Vinicius.

Esta vez la cita fue en el Lounge Peugeot. El mejor ambiente, con una confortable intimidad para festejar los 60 años de Peugeot Argentina. Fueron de la partida: Luis María Basavilbaso, director general de Peugeot Argentina; Claudio Zuchovicki, gerente de desarrollo de mercado de capitales de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires; Daniel Balmaceda, historiador, periodista y autor de varios libros; Horacio Tarzian, presidente de la Cámara de Concesionarios Peugeot Argentina; Pablo Mendelevich, experimentado periodista de quien se puede decir que es la historia viva del ejercicio de esta profesión en los últimos cuarenta años de la Argentina; Ricardo Salomé, directivo de ACARA; Carlos Pinasco, un experto y amante del arte y de los Epicúreos de Vinicius.

La mesa abrió con el espinoso tema sobre cómo se valoran las obras de arte. Pinasco estaba alerta y confesó por qué algunas obras se pagan millones y otras no superan algunos miles, lo que es una suerte de tómbola indescifrable. Nuestro experto abundó con el ejemplo de Jean-Michel Basquiat, ese artista neoyorquino que comenzó haciendo graffiti en su ciudad y conoció la celebridad cuando Andy Warhol resolvió colaborar a lanzarlo a la fama. A los 28 años murió a causa de una sobredosis de drogas y comenzó la locura de los precios por sus obras.

Zuchovicki contó que en un programa que tiene en radio Cultura suele desgranar los caminos más seguros para desarrollar temas referidos a inversiones y específicamente a la bolsa de valores.

En el deambular de temas le tocó a Balmaceda analizar la problemática de los mapuches de quienes tanto se habla hoy. Daniel recordó que esta etnia dista de ser un pueblo originario de nuestro país, ya que su localización geográfica había sido siempre en el actual territorio de Chile. Se estima que los araucanos, llamados mapuches, llegaron a lo que hoy es la provincia de Neuquén, en el año 1830, librando batallas con los tehuelches quienes sí eran originarios de la Patagonia.

Mendelevich repasó su carrera periodística y recordó que comenzó en el diario La Opinión que dirigía Jacobo Timerman. Sus maestros fueron Osiris Troiani y Tomás Eloy Martínez. Luego vinieron los años de trabajo en el diario La Razón, donde tuvo como mentor a Félix Laiño, quien fuera secretario general de redacción durante cincuenta años. La Razón tenía entonces como director a Ricardo Peralta Ramos, representante de la familia propietaria del diario.

El recuerdo de Laiño fue emocionante porque dijo que era del tipo de periodista que “abortaba” la noticia, una técnica que consiste poco menos que en generarla. Para el bienestar de su salud física y laboral, su remembranza lo ubica en tiempos de la última dictadura militar escribiendo sobre economía. Fueron muy interesantes las anécdotas sobre notas puntuales que significaron un riesgoso caminar sobre la cuerda floja. Balmaceda lo escuchaba con más atención que el resto, al encontrarse con un trozo de historia viva del periodismo.

Claudio nos comentó que es el secretario general de la Federación de Bolsas de Comercio de América Latina. Sueña con un mercado de capitales latinoamericano donde sea sencillo invertir en la bolsa de cualquiera de los países miembros. Nuestro experto en finanzas hizo también un aporte a la reflexión política sobre el momento actual, citando una frase de Winston Churchill: “Se gana una elección con el 50% de los votos, pero no se puede gobernar con el 50% de los votos en contra”. Todos coincidieron en que Churchill era un tipo inteligente con pensamientos válidos hasta para el momento actual.

En un momento, el dueño de casa, Basavilbaso, amenizó con su relato acerca de su experiencia de tres años trabajando para Peugeot en España. Recordó que lo primero que le llamó la atención fue el fanatismo que tiene el argentino con la marca. También respondió a la inquietud de los comensales sobre el futuro del auto eléctrico en la Argentina. Su explicación fue lógica: “El auto eléctrico en el mundo es mucho más caro. Puede llegar al doble de precio, al punto que el gobierno de California, para estimular su uso, le otorga al comprador un bono de 5000 dólares”. En Europa, nos explicó, pareciera que la cosa va a marchar rápidamente porque las leyes contra la polución ambiental van encerrando a los vehículos que usan combustibles fósiles, amén de que las distancias que se recorren no son las que normalmente se hacen en la Argentina.

Atrapados por el tema automovilístico, nos enteramos que se está poniendo en práctica el car-sharing, un sistema por el cual uno puede retirar un auto en un punto de la ciudad y devolverlo en otro, como se hace hoy con las bicicletas. Todo se apoya en una tarjeta con microchip donde constan los datos de quien utiliza el vehículo, día, hora y tiempo en que lo usó, así como la distancia recorrida. Algunos mayores presentes expresaron su preocupación por la variedad y velocidad de los cambios, que gusten o no, seguirán pasando.

Nuestro hombre de la Bolsa, Zuchovicki, inquietó a la mesa con una reflexión más que desafiante: “La clase dirigente habla y se concentra en la economía, sin darse cuenta de que los principales cambios en el mundo se están dando y se van a dar con la demografía. Las migraciones masivas de un país a otro y las del campo a las ciudades, son un problema sobre el que no se está tomando total conciencia”.

También Claudio atrajo la atención de la mesa al explicar cómo se elabora la investigación para conocer el riesgo que se va a tomar en una inversión, para lo cual hizo una pregunta a la mesa: “Si hoy tuvieran que invertir en un proyecto que lidera Maradona, de quien se dice que acumula una fortuna de 100 millones de dólares, y otro que lidera Martín del Potro, con un patrimonio de 20 millones ¿a quién eligirían?”. Como tantos otros temas que se tratan en Epicúreos, la respuesta es confidencial.

Tarzian, quien parecía solo un atento espectador, aprovechó un silencio para informar alguno de los planes de Peugeot para el año próximo. Así, nos enteramos que se vienen 8 modelos nuevos durante el 2018. Sin darnos tiempo para el asombro, redobló la apuesta: “Para el 2020, en el mercado argentino habrá 20 modelos nuevos más”. Basavilbaso vio la oportunidad para plantar su propia intriga: “No puedo darles la información todavía, pero en 2 o 3 años en la Argentina se producirá el auto más moderno del mundo”.

Tanta curiosidad provocó el comienzo del final de este Epicúreos, sin que antes Balmaceda le regalara al dueño de casa varios comentarios sobre un antepasado colonial, un hombre de gran fortuna gracias a que manejaba las riendas del correo de la época. Ellos se quedaron conversando, con Basavilbaso muy atento por saber qué tan rico había sido su chozno y preguntándose quién había dilapidado lo que había acumulado con su hábil esfuerzo. Gratos momentos, gratas historias, un cúmulo de información interesante fue quedando atrás. Otro almuerzo de Epicúreos había pasado. Los nervios de Carlos Mantovani volvían al reposo.

RELATED ARTICLES

Exclusiva cita en un restó para fumadores

Leave a Reply