Un crucero por el gran continente blanco

Un crucero por el gran continente blanco

Un crucero por el gran continente blanco

Buenos Aires, Islas Malvinas, Península Antártica, Cabo de Hornos, Ushuaia, Punta Arenas, Puerto Montt, La Serena y Valparaíso. Un itinerario por Sudamérica que sorprende por sus paisajes. La posibilidad de conocer el destino Antártida desde la comodidad de un navío con todos los lujos.

La historia comienza en 1965 con un modesto inicio: un solo barco de crucero a México. Con el correr del tiempo, Princess Cruises ha crecido hasta convertirse en una de las líneas de viajes en cruceros más importantes del mundo. Hoy en día, su flota lleva más de un millón de pasajeros cada año a más destinos en todo el mundo que cualquier otra línea importante.

Considerada una de las más reconocidas líneas de navíos, la empresa fue catapultado al estrellato, en 1977, cuando el Pacific Princess fue lanzado en un papel estelar en un nuevo programa televisivo llamado “El crucero del amor”. La serie semanal, que introdujo a millones de televidentes al aún nuevo concepto de vacaciones, fue un éxito instantáneo y tanto el nombre de la empresa como su logotipo seawitch han sido sinónimo de crucero desde entonces.

Su flota ha crecido considerablemente en los últimos años, ha incorporado tecnología y de esta manera ha logrado tener una de las más modernas flotas en alta mar. Cada uno de estos navíos ofrece más de 700 cabinas con balcón y una gran cantidad de opciones en comidas y entretenimiento. Quien haya tenido la posibilidad de hacer un viaje en un crucero de estas características sabe de qué se trata, pero todo aquél que aún no vivió esta experiencia debe ponerlo como prioridad en su lista de pendientes.

 

 

 

El crucero más grande llega a Argentina
Desde el momento en que se embarca en el Star Princess, uno siente que innova en la forma de recorrer el mundo. Todo ha sido diseñado para que el viaje sea perfecto: comidas gourmet, entretenimiento, diversión y atención personalizada.

Desde abajo, impresiona subir a bordo de uno de los mayores buques de la flota de cruceros Princess. Star Princess tiene una capacidad para 2.600 pasajeros y casi tres cuadras de largo. Gemelo del “Golden Princess” y del “Grand Princess”, posee todo lo que uno espera de un hotel flotante de alta categoría, y aún más: gran número de suites y de camarotes con balcón, mayores posibilidades en términos de menú con turnos flexibles de comida en sus cinco restaurantes formales y seis informales –entre los que se incluyen un buffet abierto las 24 hs, bar de vino y de caviar, patisserie, pizzería, Hamburger Grill y heladería– además del servicio a la cabina sin cargo durante las 24 hs. Espacios amplios que permiten cómodos desplazamientos en el interior del crucero. El spa está construido alrededor de una piscina y suspendido entre dos puentes. ¡Un crucero para el que sólo existen superlativos! Desde subastas de arte hasta un mini golf de nueve hoyos en una de las cubiertas exteriores… este barco esta lleno de propuestas y actividades. El destino antártico hace valorar la pileta con techo de vidrio para deleitarse con un cálido chapuzón incluso mientras el barco navega por en el canal de Beagle.

La experiencia de 65 años le dio a la naviera la capacidad de comprender profundamente las necesidades del pasajero. El huésped está de vacaciones y quiere disfrutar de su tiempo.

 

 

 

 

Estilo marítimo
Vuelve uno de los barcos más grande que ingresó al puerto de Buenos Aires en toda su historia. En todos los puntos de la embarcación el pasajero puede disfrutar de uno de los grandes placeres del crucero: cada vista, cada panorama es nuevo. Es el paisaje que se acerca al turista.

El crucero antártico es ideal para aquellos que quieran ver y experimentar la belleza más espectacular del planeta Tierra, además de dar la oportunidad de un encuentro cara a cara con la fauna silvestre que mora en este helado paraíso: pingüinos, orcas, golondrinas. Remota e inhóspita, la Antártida es un verdadero continente blanco y mágico. Las vistas impresionantes incluyen picos coronados de nieve, puros acantilados, icebergs y aguas azules.

Los mares del sur suelen ser enérgicos e impetuosos. Navegar en la enorme embarcación que recorre este destino asegura al pasajero el viaje más calmo para que pueda disfrutar plácidamente de las actividades y el paisaje.

Vinicius • Edición 14 (2010)

RELATED ARTICLES

Aviones: Honda Jet, innovación y eficiencia

Leave a Reply