Quinta Essentia, la utopía hecha realidad

Quinta Essentia, la utopía hecha realidad

Quinta Essentia, la utopía hecha realidad

Un megayate luminoso, distinguido y con personalidad propia. Su diseño rompe con las convenciones, al igual que su motorización auxiliar híbrida que le permite alcanzar 9.5 nudos de velocidad crucero, con un mínimo consumo de combustible.
Quinta Essentia es un una embarcación innovadora. Extraña fusión de sueños y deseos, alquimia que puede ser reflejada en cada parte del diseño, cada volumen, cada material, textura y color propuesto y elegido. El lujo es una condición natural dentro del barco, sin extravagancias; solo lo mejor.
Las líneas externas ofrecen un perfil equilibrado, con aire seductor y atlético. Es extremadamente luminoso. Su presencia distinguida y de personalidad propia, gracias a su superestructura tonificada, lo destaca del resto, sin pasar desapercibido.
Su diseño es en varios aspectos diferente a lo convencional. Por ejemplo, la cubierta superior o sundeck está solo concebida para el puente de mandos, el camarote del capitán y, en forma independiente, el gimnasio con los aparatos más modernos, y con una vista espectacular. Esta zona también ofrece un área abierta para tomar sol.
Otra variante bien lograda: la cubierta superior ubica un camarote vip en el área de proa con mucha superficie, incluso para agregar una buena oficina privada. En la misma cubierta, un lobby y una segunda cocina anteceden al salón superior de popa, lugar de tertulia y confort pleno; unos pasos atrás, y en forma suspendida, la cubierta remata su diseño en un sector abierto, con mesa circular, para disfrutar de una cálida cena a la luz de la luna.
En todo el interior, lo primero que se destaca es la luz natural. Los materiales elegidos ​​para alfombrar y la tapicería se combinan con el uso del vidrio para crear un conjunto luminoso. Es una elección inusual, pero funciona muy bien.

 

 
En la cubierta principal esto se ilustra mejor. Por ejemplo, en la suite del propietario, la cama está por fuera de la simetría del camarote, abriendo el espacio considerablemente. Hay un sector de relax y un balcón lateral que ofrece un escape maravillosamente discreto, privado y con una vista única para los propietarios. El baño en suite propone confort y espacio.
En esta cubierta, el salón principal es otro sector finamente ambientado. La mesa del comedor, ubicada bien a popa se unifica con el área de descanso, donde hay sendos sofás y un sector para la tv.
Cocina y despensa se destacan a proa del área anterior, además de un lobby con acceso directo a las diferentes cubiertas mediante generosas y distinguidas escaleras. También hay algo diferente: el garaje cubierto para el tender auxiliar de ocho metros de eslora y de motos de agua se ha pensado a proa del camarote principal, sobre babor. Arriba de este garaje, se destaca un helipuerto, compacto y efectivo para embarcar o desembarcar desde helicópteros medianos.
El cockpit logrado en popa es exclusivo para disfrutar del sol y de una buena piscina, con piso vidriado. Una barra para los más exclusivos tragos y sillones para relax se distribuyen en perfecta simetría.

 

La cubierta inferior posee cuatro amplios y lujosos camarotes dobles, todos con baño en suite, para invitados. La sala de máquinas se encuentra cercana a la mitad del barco, y es la que divide el área de proa para la tripulación: posee un salón de uso múltiple y acceso directo a los servicios de lavandería, despensa y cámara frigorífica. Se destacan además seis camarotes dobles, todos con baño en suite, para quienes se encargan del funcionamiento de a bordo.
En esta cubierta, pero en la zona de popa, los diseñadores han logrado un verdadero spa de mar: zona de relax con balcón extensible sobre el océano, sala de masajes, sauna seco y húmedo y baño totalmente equipado. Unos metros atrás, se accede a la planchada posterior, dispuesta sobre el mar, con acceso directo al agua o a los infinitos juguetes náuticos que el barco posee, para disfrutar de la naturaleza a pleno.
La velocidad de servicio del Quinta Essentia es generosa: 16.5 nudos de máxima es por demás atractiva pero lo novedoso en materia propulsiva, es que este barco posee motorización auxiliar híbrida, es decir, eléctrica, lo que le permite alcanzar los ecológicos 9.5 nudos de velocidad crucero, con mínimo consumo de combustible, logrando a ese promedio, 6500 millas de autonomía.

RELATED ARTICLES

Aviones: Honda Jet, innovación y eficiencia

Leave a Reply