“Hay muchas jugadas similares en el polo y el fútbol”

“Hay muchas jugadas similares en el polo y el fútbol”

“Hay muchas jugadas similares en el polo y el fútbol”

Gabriel Batistuta ha tomado al polo como su gran hobby. Repite una y otra vez que su objetivo es “divertirse” aunque, como un verdadero triunfador, tiene sueños. “Todo el que juega este deporte quiere ganar la Copa República”, asegura.

Es la aparición más importante del polo en los últimos años. No es un crack. No es una joven promesa. Es Gabriel Omar Batistuta, quien trasladó la fama que ganó jugando al fútbol, muy bien ganada, por cierto, al mundo de los caballos.

Hay algo claro: lo de Bati no representa un amor de verano. Tiene ganas de avanzar en este deporte, con los pasos lógicos que da alguien que toma esto como un hobby. “Yo quiero divertirme”, repite una y otra vez, pero en sus palabras queda claro que esta vida ligada al polo le gusta. Mucho. Y que habrá más Batipolo en los próximos años, tal como cuenta en esta entrevista exclusiva.

 

¿Qué lugar ocupa el polo hoy en tu vida?
Tiene un lugar importante. Se convirtió en mi pasatiempo preferido y le dedico mucho tiempo.

¿Sólo un hobby o puede ser más?
Un hobby que tomé con pasión. Mis expectativas dentro del polo son limitadas porque no es mi actividad principal. Es mi diversión, me gusta conocer gente y compartir momentos con amigos nuevos y con vida al aire libre.

¿Qué cosas similares y distintas a las que te daba el fútbol encontraste en el polo?
Es parecida la adrenalina. Lo que siente uno arriba de un caballo a toda velocidad es bastante similar a lo que experimentaba en un partido importante. Y como me pasaba en el fútbol, por mi carácter, quiero mejorar siempre. La diferencia es que esto es mucho más tranquilo, reservado: hasta ahora lo que pasa dentro del polo no se sabe demasiado, no como sucede alrededor de un partido de fútbol. Pero yo no entré por lo diferente sino por lo parecido.

¿Cómo te llevás con el ambiente del polo? ¿Te sorprendió algo?
Entré a través de Adolfo (Cambiaso) y Lolo (Bartolomé Castagnola), que son dos personalidades muy parecidas a la mía. Desde ese punto, empecé bien. Después fui dando vueltas y jugando en otros lados y fui bien recibido por toda la gente de polo. Eso me sorprendió porque es un ambiente que tiene fama de ser bastante cerrado. No tuve ese inconveniente, al contrario, donde fui, me recibieron con las puertas abiertas.

¿Qué objetivo tenés en términos de hándicap?
Llegar a 3 o 4 goles, aunque quisiera jugar 6 o 7. Pero me estoy divirtiendo y aprendiendo y, a partir de ahí, creo que tengo la posibilidad de subir un par de goles. Con 2 estamos bien, aunque me conozco, si llego a 2, querré más. (N. del E.: al cierre de esta edición, Batistuta fue subido a 1 gol).

Si pensás así es porque tenés un proyecto alrededor del polo aunque sea de mediano plazo…
Sí, aunque sin dejar de lado el hobby. Tengo en cuenta que llegué a los 40 años y no me queda mucho tiempo por delante. El objetivo siempre es divertirme y encontrar amigos.

¿Y tu mayor sueño en el polo? ¿Ganar algún torneo en especial?
Yo quiero divertirme, pero sé de la importancia de torneos como la Copa República. Sería buenísimo ganarla, porque sé que para este mundo es algo importante. Todo el que juega al polo tiene como uno de sus principales objetivos ese torneo.

¿Jugarías una temporada en el exterior?
Una o dos semanas, pero no una temporada. Más no puedo, tengo familia y no vivo del polo.

¿Y si se lesiona alguien de tu hándicap y te llaman para un torneo importante en Inglaterra o España?
Hay excepciones: si me dicen 15 días, más o menos, por ahí voy.

¿Qué fue lo que más aprendiste sobre el juego?
Aprendí todo menos taqueo. El resto lo tengo más que claro. Hay muchas jugadas similares al fútbol. Tengo que taquear y taquear.

 

En cuánto a la táctica, ¿es parecido al fútbol pese a tener cantidad de jugadores y distancias tan distintas?
Es que en el fútbol que yo jugué, un centímetro era clave y podía hacer la diferencia. Por eso, la táctica es lo que menos me costó.

¿Tenés miedo de pegarte un palo?
¡No, ya me pegué varios! Todavía confío en mis reflejos.

¿Te sentiste incómodo siendo la tapa de Clarín como polista?
Sí, porque no me parecía lógica esa tapa jugando al polo. Por ahí hay cosas más importantes para el momento que vive el país. Me pregunté por qué, pero es una respuesta que nunca tendré. Hay cosas atrás que uno desconoce. Pero quiero aclarar que la prensa no me molesta.

¿Cuál fue el gol más lindo que hiciste hasta ahora?
Ni idea…

Bueno, en Palermo te vimos hacer un cogote muy bueno en la cancha 2, en el arco que da a la cancha 1.
¡Ah, sí! Pero en Pinamar había hecho un cogote mejor…

Entre un Boca-River y un La Dolfina-Ellerstina en Palermo, ¿que elegís?
Los dos. Me gustan las dos cosas y no podría elegir.

Vos venís de un ambiente muy distinto, ¿qué opinás del profesionalismo en el polo?
Está bien organizado. De un nivel para arriba, juegan los profesionales. Eso le permite al mundo polo seguir moviéndose y es muy positivo para todos.

¿Pagarías por jugar con algún polista?
Gracias a Dios soy amigo de ese jugador… ¡Y no me cobra!

¿Cuál es el club más lindo del polo?
Conocí varios lindos. En Dubai, había un par muy lindos. Los de acá me gustan todos porque me gusta el campo. Donde quiera que haya un par de canchas y un par de hectáreas verdes, yo soy feliz.

¿Cómo sería tu equipo ideal de polo?
No tengo el ojo crítico como para opinar. Sería una falta de respeto.

¿Te gustaría que tus hijos jueguen?
Sí, me encantaría. El primero, que tiene 17 años, ya se me escapó y eligió el fútbol. A los otros tres les gusta más el polo.
Pero no quiero que sean profesionales: que lo aprendan a jugar, nada más. Y que se diviertan como me divierto yo.

Vinicius • Edición Nº 10 (2009)

RELATED ARTICLES

Luigi Bosca en FIBEGA

Luigi Bosca en FIBEGA

La Bodega Luigi Bosca |

READ MORE

Leave a Reply