Perfume de Mujer: Edición 43

Perfume de Mujer: Edición 43

Perfume de Mujer: Edición 43

Los ya clásicos almuerzos de Perfume de Mujer están impregnados por el encanto y la curiosidad de un grupo de mujeres destacadas que poco saben unas de otras. En la primera convocatoria del año, el encuentro se realizó en el restaurante del hotel Recoleta Grand. Las invitadas fueron recibidas con un brindis por el director editorial, Carlos Mantovani; nuestro RR.PP., Luis González Arce, y la anfitriona, Marina Dodero.
La puntualidad fue el primer rasgo distintivo de Julia Couzo, representante en Argentina de Fortune International Realty, una de las compañías más sólidas del mercado inmobiliario de Estados Unidos, dedicada al gerenciamiento, desarrollo y financiamiento de nuevos proyectos. Minutos después llegaron la diseñadora de alta costura Claudia Arce; la relacionista pública y conductora de radio Susana Milano; la astróloga Mónica Eyherabide y, casi a la par, la diseñadora de carteras confeccionadas con piedras preciosas, Beatrice Pommier Zelda.
Al brindis inaugural se sumaron Ian Valerio, gerente general del hotel; Juan Carlos Espinoza, gerente general de Iguazú Grand y Francisco Bianchi, gerente de marketing y prensa. La incertidumbre sobre quiénes serían las otras invitadas ya se había develado y el brindis puso sobre la mesa recuerdos, reencuentros y la curiosidad tan intrínsecamente femenina por saber qué hacían y a qué se dedicaban las demás.
Mónica Eyherabide concentró las miradas y la atención con sus interpretaciones astrológicas, la energía de los planetas y su influencia en nuestras vidas. “Este es un año de grandes cambios, de comienzo de etapas nuevas en la vida y hay que afrontarlos y aprovecharlos”, aconsejó. Hace 28 años que Mónica se dedica a la astrología, pero sus orígenes estuvieron en el canto, talento que heredó de su padre; por eso en junio presentará su primer espectáculo en el Maipo donde fusionará la astrología con un repertorio de canciones en inglés y español. “Mi padre cantaba, se dedicaba a eso, y yo aprendí todo de él”.
La importancia capital de la figura paterna se instaló sobre la mesa y Beatrice Pommier Zelda recordó al suyo. “El mío también me marcó un poco mi camino. Hacía algún tiempo que venía haciendo carteras con piedras semipreciosas, trabajando mucho, pero no tenía boutique ni página web, nada. Un día, recibí un llamado de la Cancillería para ofrecerme participar en Expo Milán 2015 y quedé seleccionada. Cuando llegué allí estaba asustada: el miedo, la inexperiencia, la gente, todo. De repente miré el stand de la Argentina y habían colocado mi cartera en el centro mismo donde confluían todas las miradas. Al lado, pegado, estaba el stand de Suiza, mi padre era suizo, y en el centro, en la misma ubicación que estaba mi cartera, había un chocolate Lindt, el mismo que me daba mi padre cuando me felicitaba”. La emoción sacudió la mesa. Mudas, atónitas y emocionadas, cada una recordó la importancia de sus padres en sus vidas.
Susana Milano fue la primera en tomar la palabra después del tsunami emocional y nos hizo un pequeño repaso del camino que lleva recorrido en el sector de las relaciones públicas asesorando a diferentes empresas. Hoy tiene su propio programa de radio, Despertando los sentidos, y recalca: “Mi trabajo me hace muy feliz, es un mundo nuevo que me permite conocer gente y llegar a lugares increíbles. Artistas, músicos, periodistas, diseñadores, empresarios, he logrado que muchos famosos pasen por el estudio para presentar sus lanzamientos y entrevistarlos”.
Llegaron los coloridos platos del chef ejecutivo Luciano Grimaldi y el salmón ganó por mayoría. Marina Dodero aprovechó el momento para hacer un nuevo brindis por los proyectos de cada una de ellas. Todos miramos a Claudia Arce quien atraviesa un momento difícil en su vida por la pérdida de su marido. “Hay que seguir adelante, ya estoy preparando mi próximo desfile que será en Córdoba, Miami, sigo creando, dibujando, esto es mi vida”: Esta diseñadora de perfil bajo, que deslumbró con sus vestidos de ensueño a Salma Hayek, Paris Hilton y fue convocada para ser parte de los ateliers de Roberto Cavalli y Valentino, hoy vende sus diseños en Las Vegas, Francia y España.
“Yo siempre mantuve una conducta, nunca nadie supo de mí, saben que diseño y nada más, a pesar de haber vestido a muchas mujeres muy importantes, trabajo en silencio. Mi mayor orgullo es que una novia, una madrina salga espléndida, que la persona que confía en mí se vaya feliz. Todas mis clientas son iguales, tengan fama o no, todas merecen exactamente lo mismo y ese foco no lo pierdo jamás”.
Marina la interrumpe para hacer una aclaración: “Pocos saben la sencillez y la pasión con la que diseña Claudia y la generosidad a la hora de poner a disposición sus vestidos para obras de beneficencia. Pero eso no es todo, es una mujer fuerte, tenaz, que avanza a pesar de los golpes”.
Una de sus últimas colecciones se llamó “Cápsula única”, novias inspiradas en el romanticismo y la femineidad como homenaje a la reciente pérdida de su marido, su gran amor, compañero y padre de sus hijos. “Mi trabajo me da muchas satisfacciones, sigo para adelante a pesar de los problemas personales o de las crisis que atravesamos como país, avanzo siempre”, concluye Claudia.
El acento cordobés se entremezcla en la mesa a punto de partida del comentario sobre los vaivenes políticos y económicos. Es Julia Couzo, orgullosa de su tonada que lleva a flor de piel: “Hace veinte años que vivo en Buenos Aires, soy economista, amo mi profesión y la política pero hoy por hoy me dedico a las inversiones inmobiliarias en Miami. Elegí esa ciudad por su gran crecimiento demográfico, las playas y paisajes increíbles y por tener una de las reservas de agua potable más grandes del mundo. Todo crece en Miami: población, turismo y vivienda, y las inversiones crecen porque hay seguridad jurídica y financiera. Hoy  se puede invertir en un emprendimiento de lujo en Miami desde 3000 dólares el metro cuadrado y el 50% se lo puede financiar hasta en 30 años con tasas que promedian el 4% anual, con lo cual, se pagan los gastos, los impuestos, las expensas y la cuota del crédito alquilando la propiedad de forma temporaria”, concluyó taxativa. Todas las miradas confluyeron en Julia sorprendidas y seducidas por la propuesta tentadora que puso sobre la mesa.
Llegó el bavaroise de maracuyá y naranja y el rumbo de la conversación viró hacia los proyectos inminentes: Beatrice a punto de abrir su propio atelier, Mónica expectante ante el estreno de su espectáculo en el Maipo, Susana desarrolla proyectos mientras continúa con su programa de radio, Claudia prepara sus desfiles en Argentina y Estados Unidos y Julia trabaja firme y precisa para continuar liderando las inversiones inmobiliarias en Miami.
Cinco mujeres, cinco historias y una anfitriona, Marina Dodero, coronan el encuentro con una despedida que prometió reencuentro, en el lobby del hotel Recoleta Grand.

 

Julia Couzo, Mónica Eyherabide, Claudia Arce, Marina Dodero, Luciano Grimaldi, Beatrice Pommier, Susana Milano y Valeria Maltagliatti.

RELATED ARTICLES

Exclusiva cita en un restó para fumadores

Leave a Reply