El Padrino, amor y odio

El Padrino, amor y odio

El Padrino, amor y odio

Ficción con notables paralelismos con la realidad. Memorables performances actorales de Marlon Brando, Al Pacino, Robert Duvall y Robert De Niro. Maf ia, realidad e imaginario popular. Todo esto contribuyó a que Vito, Don Corleone o El Padrino, cuya película se relanzó recientemente en el cine, pasara a la historia casi como un personaje de la vida real.

La historia dice que Vito Corleone nació con el nombre de Vito Andolini en 1892 en el pueblo de Corleone de la región de Sicilia, Italia. El nombre del pueblo acabaría siendo su apellido al arribar a Estados Unidos. Corleone y la ciudad costera de Castellammare del Golfo son considerados lugares de procedencia de los más reconocidos mafiosos.

Según la saga El Padrino, Antonio Andolini, padre de Vito, fue asesinado tras insultar a uno de los líderes locales de la mafia, Don Ciccio. También mataron a su hermano y a su madre para evitar la venganza. Vito tenía 9 años y fue el único de la familia que logró escapar rumbo a Estados Unidos. Su infancia comparte mucho con la vida de Giuseppe Battista Balsamo, el primer capo de la mafia en Norteamérica.

 

 

Siguiendo la novela de Puzo, Vito entró a trabajar en el negocio de los Abbandano y conoció a Peter Clemenza, un joven compatriota que lo integró a los “negocios” en las calles. El jefe mafioso de la zona era Don Fanucci, quien se dedicaba a extorsionar a los comerciantes canjeándoles seguridad por dinero.

Fanucci les exigió una contribución de sus beneficios comerciales y Vito se reunió a negociar con él. Luego lo siguió hasta su casa y lo mató de tres disparos. Así se convirtió en el héroe de la comunidad y en el nuevo Don de Little Italy, a quien todos acudían para solucionar sus problemas.

En 1925, Vito creó una empresa de importación de aceite de oliva desde Corleone, pero necesitaba el consentimiento del jefe local que no era otro que Don Ciccio, el asesino de su familia. Así, Vito regresó a Corleone.

Don Ciccio no sabía que era el hijo menor de los Andolini a quien incluso daba por muerto. Al reunirse, Don Vito le dijo al oído: “Soy Vito Corleone. Mi padre era Antonio Andolini y esto es para usted”. Acto seguido le clavó un cuchillo en el cuello. Puzo tomó esta parte de un suceso real.

Eran épocas de la ley seca que prohibía la venta de bebidas alcohólicas en Estados Unidos. Vito Corleone entró en contacto con contrabandistas y tomó el control de la distribución del licor en el país sobornando a políticos y policías.

Cuando la ley fue abolida en 1933, la familia se vio obligada a extender sus negocios a las apuestas ilegales, la usura y la prostitución. El jefe de esas actividades era Salvatore Maranzano (un mafioso que en la vida real fue asesinado en 1931), quien no estaba dispuesto a compartir las ganancias. Entonces lo mataron.

En la boda de su hija, que destaca la memorable actuación de Marlon Brando, El Padrino se negó a ingresar en el mundo de las drogas por considerarlo un negocio sucio. Como consecuencia, recibió cinco tiros por la espalda mientras compraba frutas en el Bronx. A diferencia de la novela, Coppola basó la escena en el asesinato del mafioso Frank Scalice, ocurrido en 1957.

 

 

Durante su internación, su hijo Sonny pasó a dirigir los asuntos familiares y desató una guerra con los Tattaglia. Sonny fue asesinado y alcanzó protagonismo el hijo menor, Michael (Al Pacino), quien tras ajusticiar por traidor al jefe de policía en otra recordada escena en un bar, escapó a Corleone. Hay otro paralelismo entre Michael y el napolitano Vito Genovese, un miembro de la mafia que huyó a Italia por un crimen y luego regresó para ejercer como capo.

Cuando Vito salió del hospital renunció a cualquier tipo de venganza por la muerte de su hijo Sonny, pero pactó un acuerdo de paz con las familias para que su hijo Michael pudiese regresar a Nueva York.

Al retorno de Michael, El Padrino lo colocó como aprendiz de los asuntos familiares y, años después, anunció que se retiraba. Vito Corleone falleció a los 62 años por causas naturales. De acuerdo con la novela, se encontraba en su residencia con Michael y le dio un ataque cardíaco. En la película, el Padrino se derrumbó mientras jugaba con su nieto en el huerto.

A pesar de la muerte de Don Vito y de la ausencia de Marlon Brando, la saga continuaría, ahora con Al Pacino, o Michael Corleone, como El Padrino, vengando a su padre y a su hermano.

Vinicius • Edición Nº 22 (2011)

RELATED ARTICLES

Winston Churchill, el mayor estadista del siglo XX

Leave a Reply