Pablo Neruda, el mayor poeta del siglo XX

Pablo Neruda, el mayor poeta del siglo XX

Pablo Neruda, el mayor poeta del siglo XX

Según García Márquez fue el mayor poeta del siglo XX. El escritor chileno Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura en 1971 y Doctor Honoris Causa de la Universidad de Oxford, fue además un político comprometido, senador y precandidato a presidente de su país por el Partido Comunista, y un reconocido diplomático.

Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, conocido luego como Pablo Neruda, nació en Parral, Chile, en el año 1904. Hijo del obrero ferroviario don José del Carmen Reyes Morales, y la maestra de escuela doña Rosa Neftalí Basoalto Opazo quien falleció a causa de la tuberculosis meses después del nacimiento del poeta.

En 1906 la familia se trasladó a Temuco, ciudad al sur de Santiago, donde el padre contrajo segundas nupcias con Trinidad Candia Marverde, a quien Neruda llamaba Mamadre. En 1917 publicó su primer artículo en el periódico La Mañana de Temuco, y en 1919 obtuvo el tercer premio en los Juegos Florales de Maule, con su poema “Nocturno ideal”. Fue en esa ciudad donde escribió gran parte de los poemas de su primer libro Crepusculario.

En 1921 ya comenzó a firmar sus obras con el seudónimo de Pablo Neruda para evitar la reprobación de su padre y se radicó en Santiago para estudiar pedagogía en francés en la Universidad de Chile. Allí obtuvo el primer premio de la fiesta de la primavera con el poema “La canción de fiesta”. Para 1924 aparecieron por primera vez sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada. En 1926 publicó los libros El habitante y su esperanza, Anillos (en colaboración con Tomás Lago) y Tentativa del hombre infinito.

En 1927 empezó su larga carrera diplomática. Neruda fue cónsul chileno en Birmania, Sri Lanka, Java, Singapur, Buenos Aires, Barcelona y Madrid, donde entabló amistad con sus colegas, Federico García Lorca, Rafael Alberti y el mexicano Octavio Paz. Al estallar la Guerra Civil Española, en 1936, conmovido por el asesinato de García Lorca, Neruda se comprometió con el movimiento republicano en España y en Francia, donde escribió España en el corazón (1937). En 1939 fue designado cónsul especial en París.

Poco después fue nombrado cónsul general en México, donde reescribió su Canto general, una de sus obras más reconocidas. En 1930 Neruda se había casado con María Antonia Hagenaar, “Maruca”, con quien tuvo una hija, Malva Marina Trinidad, que murió de hidrocefalia en 1943, a los ocho años. La pareja se separó en 1936 y Neruda se casó con Delia de Carril, “la Hormiguita”, en México en 1943, pero la justicia chilena no reconoció el matrimonio por no haber aceptado su divorcio de Maruca.

 

 

De regreso en Chile, en 1945, obtuvo el Premio Nacional de Literatura y fue electo senador, uniéndose a las filas del Partido Comunista. En el Congreso se convirtió en el más férreo opositor al presidente González Videla, electo en 1946. Sus críticas derivaron en el desafuero, la persecución y el exilio en 1949. Primero en Argentina, luego en París, donde fue protegido por artistas amigos como Picasso, y finalmente en Nápoles y Capri, al sur de Italia.

En 1952, año de la publicación en forma anónima de Los versos del Capitán, consiguió regresar a Chile, donde publicó Las uvas y el viento y Odas elementales. En 1955 se separó de Delia de Carril y comenzó a vivir con Matilde Urrutia, a quien había conocido en Capri y con quien se casó en su casa de Isla Negra recién en 1966, al morir su primera mujer Maruca. En 1969 fue elegido precandidato a presidente por el Partido Comunista, pero renunció en favor de Salvador Allende quien ganó las elecciones como candidato único de la Unidad Popular y lo designó embajador en Francia.

A fines de 1972, el poeta fue homenajeado por su pueblo en el Estadio Nacional de Chile, en su última aparición pública. Poco después renunció a su cargo de embajador en Francia por padecer un cáncer de próstata y regresó a Isla Negra. Pablo Neruda murió en Santiago de Chile el 23 de septiembre de 1973, fuertemente afectado por el golpe de estado contra el presidente Salvador Allende. Póstumamente se publicaron sus memorias, en 1974, con el célebre título Confieso que he vivido. Sus restos descansan, según sus deseos, en su amada Isla Negra, donde funciona un museo administrado por la Fundación Neruda.

Vinicius • Edición Nº 26 (2012)

RELATED ARTICLES

Winston Churchill, el mayor estadista del siglo XX

Leave a Reply