Un paraíso a orillas del río

Un paraíso a orillas del río

Un paraíso a orillas del río

Recostada sobre las insondables playas de arenas blancas del río Gualeguay, en Entre Ríos, la Estancia San Ambrosio ofrece un remanso de confort único, cargado de historia, ideal para los amantes de la caza y la pesca. Conozca el lugar perfecto para relajarse, respirar y volver totalmente reparado.

Ubicada a poco más de 200 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, en Gualeguay, Entre Ríos, se encuentra San Ambrosio, una auténtica estancia con historia. Su añoso parque, un lugar encantado para gozar de la tranquilidad y una alternativa de turismo rural de jerarquía, es sinónimo de naturaleza en su máxima expresión. Sus instalaciones brindan todo el confort para lograr una estadía inolvidable.

Este establecimiento agropecuario pertenece a la familia Mihura desde 1906, cuando fue adquirido por Juan Bautista Mihura a la empresa Australian Mercantil (firma británica encargada de la construcción de la red ferroviaria en la provincia de Entre Ríos).

“Nuestro abuelo, Emilio Mihura, la recibe en herencia por subdivisión de la Estancia Las Colas y, en 1917 le encarga al diseñador alemán, Guillermo Bötrich, el proyecto del parque en donde era el ‘puesto’ de San Ambrosio, antiguo rancho de 1800. En 1920, con el diseño del célebre arquitecto Alejandro Christophersen, construye este casco de estancia de estilo colonial español”— reseñan hoy los nietos de Emilio Mihura, representantes de una familia que ha tenido una extensa relación con la política. Entre sus miembros figuran varios gobernadores, senadores y diputados. Emilio fue ministro de agricultura durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, consolidando una estrecha amistad entre ambas familias. De hecho, el propio Alvear, junto a su señora, Regina Paccini, fue asiduo concurrente a San Ambrosio y como testimonio de ello se alza el cedro azul que plantara en 1939.

Muchas figuras políticas contemporáneas también se alojaron en San Ambrosio, entre las que podemos citar a Ricardo Balbín, Arturo Frondizi y Miguel Zavala Ortíz. Cuentan que en esas tertulias ocurrió la célebre escisión del Partido Radical y, años más tarde, la designación del Dr. Humberto Illia como candidato a la Presidencia de la Nación.

Integra el mobiliario de la estancia el escritorio donde se firmó el Tratado del Cuadrilátero (12-25 de enero de 1822) entre la provincias de Buenos Aires, Corrientes, Santa Fe y Entre Ríos con el fin de instalar la paz y la defensa mutua de sus fronteras contra la amenaza de España y Portugal.

 

 

Calidad de vida

La casa cuenta con ocho confortables habitaciones, amplia sala de estar y comedor (ambas con chimenea), sala de tv, galerías y patio, a los que se suman cancha de tenis y pileta de 13 m de diámetro. La atención es personalizada y está en manos de los dueños de casa. El lugar ofrece cocina criolla e internacional, internet WiFi, servicio de masajes, manicura y pedicura, bar y lavandería.

San Ambrosio brinda a sus visitantes diversas actividades dentro y fuera de la estancia. Desde el predio se accede al río Gualeguay que cuenta con innumerables playas de arenas blancas y una rica variedad de flora en sus pintorescas costas.

Dentro de la estancia se puede disfrutar de cabalgatas recorriendo los pintorescos montes aledaños a la costa del río. Se suman actividades como pesca de dorado y tararira desde la costa o embarcado, bajada por el río en piragua observando pájaros y descansando en las diversas playas y alquiler de cuatriciclo para recorrer distintas partes del campo.

Fuera de la estancia, las actividades están organizadas por guías propios que coordinan el traslado de ida y vuelta. Incluyen jornada de pesca embarcada y esquí acuático en ríos de la zona (esta última atracción, cuando el río Gualeguay está alto, se puede disfrutar dentro del ámbito de la estancia misma).

La oferta gastronómica juega un papel fundamental. La cocina en San Ambrosio es de estilo criollo e internacional y muchas veces busca hacer una fusión entre ambas. El menú está organizado de forma variada y equilibrada, buscando una gastronomía coherente, con personalidad y sabores únicos. En el bar ubicado en el living, cada huésped anota lo que consume (sistema honesty bar). Antes de la cena se sirve una pequeña picada que se acompaña con un rico trago. La chimenea y la música tranquila invitan a los huéspedes a disfrutar de este especial momento, luego de una emocionante jornada en sus instalaciones.

Vinicius • Edición 20 (2011)

RELATED ARTICLES

Postales de los confines del mundo

Postales de los confines del mundo

Tasmania, un pequeño estado insular

READ MORE