Roberto Stern: Un revolucionario de las joyas

Roberto Stern: Un revolucionario de las joyas

Roberto Stern: Un revolucionario de las joyas

El presidente de H.Stern hace nueve años que no venía de visita a la Argentina. En su local del Hotel Plaza, recibió a Vinicius en forma exclusiva y juntos hicimos un repaso de los hitos innovadores que llevaron a la marca a ser una de las más reconocidas a nivel mundial.

¿Usted empezó en una agencia de publicidad? ¿Por qué no se incorporó directamente a la empresa familiar?

Es que mi padre nunca me incentivó a trabajar en la empresa. Él fue muy inteligente, porque muchas veces los hijos no hacen lo que los padres quieren. Hasta que un día yo le pregunté: ¿padre, quieres que vaya a trabajar con vos? Y entonces me dijo: sí, ¿cuándo quieres empezar, mañana?

¿Por qué decidió estudiar gemología?

Porque antes nunca me había interesado por las piedras. Y siempre pensé que todo lo que uno sabe hacer bien es lo que a uno termina gustándole. Después me interesé por las joyas y el diseño, que no eran la especialidad de mi padre. Para él la joya era solamente la moldura de la piedra y para mí era un poco diferente, la piedra era consecuencia de la joya.

¿Su padre estuvo contento con esos cambios?

Mi padre fue muy generoso, por más que no concordara me daba libertad para hacer. No confiaba mucho, decía: no concuerdo, pero ok.  Aunque después, cuando veía las ventas, aprobaba: no entiendo cómo se venden pero si se venden, todo bien. Y al final estaba feliz, incorporó el concepto y se terminó convenciendo.

¿Cómo nace el vínculo de H.Stern con las celebridades: Brooke Shields, Catherine Deneuve?

Con Brooke Shields fue a través de un contacto que la había traído a Brasil. Lo de Catherine Deneuve fue una colección creada con un proceso diferente al actual, porque esa colección fue creada por los diseñadores de Catherine Deneuve y lanzada por H.Stern. Hoy en día las colecciones inspiradas en alguna celebridad son creadas íntegramente por nosotros.

¿Quién elige las celebridades, personas o grupos en que se inspiran las colecciones?

Estás hablando con la persona cierta, con la que decide.

¿Y cómo se le ocurrió lo de Carlinhos Brown, un músico popular que puede tener su colorido pero uno pensaría que está en las antípodas de lo que es una joyería?

Un día Carlinhos Brown me pidió prestado un collar para un show. Yo le dije: Carlinhos, mira que es de mujer. Ese collar lo había usado Naomi Campbell y él lo había visto en una foto. Entonces me respondió: si lo usó Naomi Campbell yo también lo puedo usar. A partir de ahí comencé a mirarlo con más atención y me di cuenta que es un hombre muy ligado a la estética. Entonces decidí hacer una línea de colección con él. Fuimos a Bahía y pasamos un año visitando su modo de vivir, mirando sus objetos. Y cuando la línea salió fue revolucionaria.

¿Y la Colección Campana?

Yo estaba en el Museo de Arte Moderno y vi un mueble muy interesante que me llamó la atención. Entonces miré la firma y decía: hermanos Campana, Sao Paulo. Yo nunca en mi vida había escuchado hablar de los hermanos Campana, pero en Sao Paulo eran conocidos. Y se me ocurrió la idea de hacer una colección con ellos. Fue muy interesante el proceso de creación, porque ellos se inspiran mucho en las cosas urbanas de Sao Paulo, ellos pueden ver la belleza en cosas que para nosotros son feas, tienen una mirada de lo estético diferente.

¿Y las joyas inspiradas en el Grupo Corpo de baile?

Yo vi en el diario un corazón redondo gigante que forman ellos en su espectáculo y decidí ir a verlos. Yo no soy muy ligado al baile, pero me resultó tan interesante, tan brasilero pero no obvio, con esa cosa barroca de Minas Gerais. Corpo tiene mucho despliegue de movimientos, de escenario, de danza, pero yo me compenetré sobre todo con la filosofía del Grupo. Fue un proyecto muy difícil y muy largo, que duró cuatro años.

Debe tener un lado artístico muy importante: un músico, diseñadores de muebles, una compañía de danza…

Yo no soy artista. Tengo un feeling para llegar a los artistas, pero no me considero artista ni creativo. Tal vez tenga facilidad para dar con quien es creativo.

¿Tiene idea de cuál puede llegar a ser el próximo personaje inspirador?

No necesariamente la inspiración tiene que partir de una personalidad. Puede ser una cosa más simple, inspirada en las estrellas, en las flores. Las cosas pueden ser simples pero que nuestra interpretación sea lo diferente. Uno puede tomar un tema de lo más común y hacer una cosa bien diferente.

¿Cómo surge el proyecto de la película Alice in Wonderland?

Fue a pedido de Disney. Ellos seguramente pensaron que íbamos a hacer algo lindo, algo bobo, y nosotros en cambio decidimos hacer una cosa bien loca, entonces creamos un gato, un monstruo, fue una cosa espectacular. Ahora tengo que ir a Nueva York a presentar eso que no es una línea, es algo conceptual, es una sola pieza de cada anillo y se hacen a pedido.

Vinicius • Edición Nº 14 (2010)

RELATED ARTICLES

Sofía Willemöes: «Me gusta correr riesgos»

Leave a Reply