Una tarde con los “Habanos Boys”

Una tarde con los “Habanos Boys”

Una tarde con los “Habanos Boys”

Un reencuentro de ex alumnos de los colegios Newman y Champagnat se convirtió en la excusa perfecta para recordar antiguas rivalidades y saborear un placer compartido hoy: fumar habanos. Una velada +bon vivant+ que discurrió entre el pasado y el presente.

A la orden de “caballeros”, todos encendieron sus puros Cuaba y comenzó así, en Vuelta Abajo Social Club, una extraordinaria tarde para la mayoría de los jóvenes fumadores, reunidos en torno a una pasión compartida y también a una cita que garantizaba diversión.

Sentados protocolarmente y de acuerdo a sus viejas consignas estudiantiles de rivalidades, por un lado se ubicaron los ex “Newman Boys”  y frente a ellos, los ex “Champa” donde se reencontraron viejos adversarios que jugaron la copa Santa Paula de Polo y los más enconados rugbiers que se pasaban viejas facturas acerca de los ganadores de distintos torneos y de sus épicos triunfos.

El centro de la escena era una pequeña mesa con variados y legendarios tragos, como Mojito cubano, creado en la mítica Bodeguita del Medio, algunos Negronis, Manhattan, Trinidad, y otros cócteles de origen cubano que daban un encendido espíritu a la conversación.

Allí se encontraban el empresario ecuestre Fernando González Janzen, hidalgo caballero de los que sostienen que la Patria se hizo a caballo; a su izquierda, Sebastián Uranga, ingeniero hoy devenido en +advisor+ financiero;  a su lado Eduardo Lizaso, gerente de marketing de Universal Music Argentina; en el centro de la mesa, el head of marketing de Volkswagen, Martín Sorrondegui; a su izquierda, el prestigioso abogado Claudio Matías Cortizo; a su lado, un hombre de cultura de la ciudad, Emilio Laferriere y, cerrando la mesa, Fernando Salim, director de brokers de Seguros Salim, uno de los argentinos con mayor conocimiento sobre habanos y maltas escocesas.

Favio Palazzi, ceo de Puro Tabaco SA, recomendó degustar Exclusivos de Cuaba, que tiene la particularidad de ser doble figurado, recreando el estilo de los habanos que existían en el siglo XIX, cuando éstos se pusieron de moda por la complejidad de su ligada que se sitúa en la cumbre del arte del torcedor. Un habano especial para estos jóvenes fumadores que no dejaron de destacarlo como el preferido de los concurrentes a The Havanna Room, el mejor club privado de Beverly Hills.

En un clima +bon vivant+, el tema de los automóviles deportivos antiguos acaparó la atención de todos. Martín Sorrondegui dio cátedra sobre distintas experiencias vividas en autos de colección y Fernando González Janzen contó cómo se dio el gusto de correr con un MG de los años 50.

Laferriere habló como un experto en el arte de fumar habanos. Con sus palabras dio cuenta no sólo de la belleza del fumar sino de cómo uno se introduce en un mundo de nuevas sensaciones que aporta plácidos momentos, efímeros como el humo pero inolvidables. Después de horas del placer y mágico humo azul, los distinguidos “Habanos Boys” partieron con la certeza de que estos encuentros deben repetirse con frecuencia porque la vida es hoy.

RELATED ARTICLES

Museo Porsche: Décimo aniversario

Museo Porsche: Décimo aniversario

Uno de los museos automovilísticos

READ MORE

Leave a Reply