Merecido en la victoria, necesario en la derrota

Merecido en la victoria, necesario en la derrota

Merecido en la victoria, necesario en la derrota

Desde el tradicional champagne, hasta el cava y el moscato D´Asti, los vinos espumosos marcan tendencia en el mundo entero. Breve recorrido por la historia y el mapa de las burbujas.

 

En el mundo hoy se elaboran importantes cantidades de vinos espumosos, una categoría que paralelamente gana adeptos ya que con mayor frecuencia encuentra un lugar tanto como aperitivo como para acompañar una comida. Hay países tradicionalmente productores, y Francia, concretamente la región de la Champagne, es su mejor exponente.

Nació accidentalmente como tantas otras bebidas, y su riquísima historia merece enumerar a grandes protagonistas que hoy son portadores de las etiquetas más conocidas. El primero de la lista es Dom Pierre Pérignon (1643-1715), monje benedictino de la Abadía de Hautvillers, quien lo definía como “el vino de las estrellas”. Curioso y entusiasta ya formaba en esos tiempos lo que hoy se conoce como la cuvée, es decir la suma de los vinos bases para lograr luego el producto final.

Tiempo después, Louis Pasteur pudo fundamentar desde la ciencia la fermentación alcohólica y ganarse el nombre del “Padre de la enología”. En 1743, Claude Moët abre una de las casas más famosas. Esa marca hoy pertenece al grupo LVMH y ocupa un lugar relevante y destacado en el mundo.

Napoleón jugó un rol muy importante utilizando al champagne como “valija diplomática”, lo obsequiaba a sus vencidos prusianos, austríacos, italianos, entre otros. De hecho, la frase que titula esta nota se le atribuye a este estratega inigualable.

Muchas mujeres fueron protagonistas en la historia de la región: la más conocida es, sin dudas, la Veuve Clicquot, quien con apenas 27 años se hizo cargo de la casa que hoy la honra con una cuvée de prestige, llamada La Grande Dame.

Louise Pommery por su lado aportó técnica y refinamiento. Otras maravillosas mujeres se fueron sumando principalmente a raíz de las cruentas guerras y pérdidas valiosísimas que padeció la región. Con el tiempo el nombre de Champagne ganó un prestigio único y un estilo de vino que el mundo buscó imitar.

Su principal competidor es el Cava, elaborado principalmente en la región del Penedés aunque otras zonas también tienen derecho a la DO. España es un país más dinámico que su vecino Francia. Cabe mencionar algo que ha surgido recientemente pero que despierta mucho interés por ahora en el mercado local. Pequeños productores de Penedés se agruparon con el objetivo de reivindicar el origen y lograr mayor identidad en los vinos; plantean mencionar la cuna del vino, en respuesta opositora al permiso que otorga la DO Cava para incluir uvas o vinos de otras regiones.

Bajo el nombre de Classic Penedés se elaboran vinos espumosos con uvas y vinos provenientes de una agricultura ecológica siguiendo el método tradicional, con un mínimo de 15 meses de crianza y para el Gran Reserva 30 meses, acercándose a la AOC Champagne. Aun sin DO se comercializan con la mención legal de DO Penedés.

Italia es otro gran productor de la categoría. En Lombardía la DOCG Franciacorta y DOCG Oltrepò Pavese Metodo Classico; en Véneto la DOCG Conegliano Valdobbiadene Prosecco; en Piamonte la DOCG Asti o Moscato D´Asti, son internacionalmente conocidas.

Países como Alemania y Austria son representativos también y desde ya el nuevo mundo ha sido el gran gigante que se ha despertado en los últimos años, ofreciendo más etiquetas y vinos de calidad.

Muchos vinos actualmente se elaboran a partir del método Charmat que, a diferencia del ya mencionado tradicional, requiere de una segunda fermentación en tanques y una crianza menor en presencia de levaduras. Esto permite ampliar enormemente las posibilidades de integrar un menú que sugiere iniciarse con vinos de menor peso y estructura para llegar a los más complejos cuando el plato lo amerita.

No cabe duda de que es una tendencia y no tiene vuelta atrás. Ya dejó de ser únicamente estacional o pensado para las fiestas de fin de año para finalmente ganarse el lugar que bien puede ocupar: el momento en que el consumidor lo desee porque las burbujas conllevan la imagen de vinos con glamour, de festejo y encuentros.

RELATED ARTICLES

Dining Out

Dining Out

1893 La cocina porteña cuenta

READ MORE

Leave a Reply