Justo Lynch y el arte de soltar amarras

Justo Lynch y el arte de soltar amarras

Justo Lynch y el arte de soltar amarras

El único verdadero representante del marinismo en nuestra pintura nació en el siglo XIX y aportó un testimonio invalorable del crecimiento del puerto de Buenos Aires. Reconocimiento a un creador excepcional.

El Grupo Nexus fue, a principios del siglo pasado, la piedra basal de nuestra pintura. Fernando Fader, Cesáreo B. de Quirós y Pío Collivadino son hoy artistas de museo, y sus obras codiciadas por coleccionistas alcanzan cifras siderales cuando aparecen en el mercado. Justo Lynch fue el miembro fundador del grupo más original: pionero en la temática del Riachuelo (que más tarde cultivó Quinquela), único verdadero representante del marinismo en nuestra pintura, sus obras de belleza extraordinaria son un testimonio invalorable del crecimiento del puerto de Buenos Aires.

Su linaje fue determinante. Heredero de una familia de navegantes irlandeses, incluido un oficial que participó en la batalla de Trafalgar, Justo nació en Martínez, en las orillas del Río de la Plata, el 18 de diciembre de 1870. Navegó desde temprano, construyó pequeños veleros, y estuvo ligado desde los orígenes al Yacht Club San Isidro y más tarde al Yacht Club Argentino, cuya sede de Dársena Norte pintó en repetidas oportunidades.

La pintura era su otra vocación. Estudió entonces en la Asociación Estímulo de Bellas Artes con Della Valle, Guidici, Sívori y De la Cárcova. Recibió el premio Estímulo en la Exposición de El Ateneo en 1898. Pero quien lo afirmó en su temática fue Edoardo de Martino, un pintor italiano, nacido en 1838 que después de abandonar la Armada de su país recaló en Buenos Aires. Coronó su biografía pintando para la reina Victoria en Londres.

En 1905 Lynch viajó a Europa y residió en Madrid y París. Realizó varias exposiciones individuales en Buenos Aires, la primera de ellas en 1904 y los años siguientes con el Grupo Nexus. Obtuvo medalla de oro en la Exposición del Centenario en 1910. El Museo Histórico Nacional le encargó trabajos sobre nuestros combates navales. Concurrente asiduo al Salón Nacional, recibió sucesivamente los premios Liga Naval y Ministerio de Marina (1941). Murió el 14 de enero de 1953, en Buenos Aires.

De las varias obras que acá presentamos la más antigua es el “Bote en el Puerto” (1905), una nota romántica del cruce del Riachuelo. “Puerto” de 1917, es, a mi criterio, fundamental. Es una vista de la Vuelta de Rocha donde aparece el puente levadizo Sáenz Peña, también llamado de Barracas. Fue el primero de los puentes “modernos” y comunicaba la calle Garibaldi con el frigorífico La Blanca. “Puerto de Buenos Aires” de 1920 muestra el llamado puerto nuevo. Areneros y otros cargueros todavía propulsados a vela descansan en Dársena Norte en un día brumoso. “Llegada” (circa 1940) es una vista del regreso de una regata. Se observa a la izquierda la lancha de la comisión y en el centro los veleros, un remolcador y otros vapores menores. Finalmente, en “Yacht Club Argentino”, de 1945, aparece el fondeadero en el antepuerto (que por entonces carecía de cerramiento), y atrás el magnífico edificio del club que dos años atrás cumplió su primer centenario.

RELATED ARTICLES

Eduardo Harvey, maestro de la ambigüedad

Leave a Reply